All these prayers are available on our APP

app-store-badge-trans.png
google-play-badge-trans.png

For Use By Catholic Priests Only

medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
medal%20front%20sketch_edited.jpg
 

Exorcismo bautismal

El primer exorcismo bautismal

(Del Euchologion ortodoxo) El Señor ha venido al mundo, ha habitado entre los hombres para romper tu tiranía, oh Satanás, y liberarlos. Triunfó en la Cruz de tu poder cuando el sol se oscureció y la tierra tembló, cuando se abrieron los sepulcros y se resucitaron los cuerpos de los santos. En Su muerte, te destruyó a ti, el que tenía el poder sobre la muerte. Te exorcizo en el nombre de Dios, que mostró el árbol de la vida y estableció a los querubines, a los ángeles, con la espada de fuego para protegerlo. ¡Atrás, Satanás! Te exorcizo por Aquel que camina sobre las olas del mar, así como sobre la tierra y que domina la furia de los vientos. Te exorcizo por Aquel cuya mirada seca los abismos y cuya amenaza hace que las montañas se derritan. Aún es Él quien a través de nosotros te manda. Permanece en tu miedo, sal, sal de esta criatura, y no vuelvas aquí, no la veas más, no tengas más influencia sobre ella, ni de noche ni de día, ni de mañana ni de mediodía; más bien, regresa a tu infierno hasta el día señalado del gran juicio. Dios está entronizado sobre los querubines. Contempla los abismos. En su presencia tiemblan los ángeles: los tronos, los dominios, los principados, las virtudes, los poderes, los querubines de muchos ojos y los serafines de seis alas. Ante Él tiemblan el cielo y la tierra, el mar y todo lo que lo encierra. Sal y abandona al soldado que es elegido por Cristo nuestro Dios y está marcado con su sello. Es en Él que los exorcizo, a través de Aquel que avanza sobre las alas del viento y que hace llamas de fuego a sus servidores. Sal de esta criatura; Abandónala  a ella, tú y a tu poder y tus ángeles, para que sea glorificado el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, ahora y por los siglos de los siglos.

R. Amén.

 

El segundo exorcismo bautismal

(Del Euchologion ortodoxo) Por el Dios santo, terrible y glorioso, por Aquel que es incomprensible e inconcebible en todas sus obras y en Su poder, por Aquel que te ha destinado a la angustia de la mendicidad eterna, oh diablo y en el nombre del Señor Jesucristo, el Dios verdadero, nosotros, Sus siervos indignos, te mandamos a ti y a todos los poderes que trabajan contigo. Por el poder de Jesucristo, que posee todo el poder en el cielo y en la tierra y que dijo al sordomudo: "Sal de este hombre y no vuelvas más a él", te exorcizo, espíritu impuro, extranjero y maligno. Reconozco la debilidad de tu poder; ni siquiera tienes poder sobre los cerdos. Acuérdate de Aquel que te ordenó, según tu pedido, entrar en la piara de cerdos. Temed a Dios: por Su mandato, la tierra está fija sobre las aguas. Él creó el cielo; Puso los montes a su nivel y las llanuras a su medida. Puso arena como límite del mar y creó un camino firme en las aguas. Toca los montes y se cubren de humo. Viste la luz como un manto; Extiende el cielo como una tienda. Cubre con las aguas la cima de su morada. Él establece la tierra en su firmamento. Él llama al agua de los mares y las esparce sobre la faz de la tierra. Sal y abandona al que se prepara para la santa iluminación. Te exorcizo a través de la Pasión redentora de nuestro Señor Jesucristo, Su venerable Cuerpo y Sangre y Su terrible regreso, porque Él vendrá a juzgar a toda la tierra. Él te castigará en el fuego del infierno, tú y tu poder, y te arrojará a la oscuridad, donde los gusanos se arrastran sin cesar y donde el fuego nunca se apaga; porque el poder está con Cristo, nuestro Dios, con el Padre y con el Espíritu Santo, ahora y por los siglos, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

 

Tercer exorcismo bautismal

(Del Euchologion ortodoxo) Señor de los ejércitos, oh Dios, que sana de todo mal y de toda enfermedad, mira a Tu siervo y examínalo, pruébalo, aleja de él cada acción diabólica. Castiga a los espíritus impuros y cázalos, purifica la obra de Tus manos y por Tu fuerza irresistible, pon a Satanás bajo tus pies y dale la victoria sobre el diablo y los espíritus inmundos. Que sea juzgado digno de los misterios celestiales e inmortales después de haber recibido tu misericordia y darte gloria, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y por los siglos de los siglos.

R. Amén

 

Cuarto exorcismo bautismal

(Del Euchologion ortodoxo) Señor y Maestro, Tú creaste al hombre a tu imagen y semejanza; le diste poder para alcanzar la vida eterna, y después no lo despreciaste ni lo desdeñaste cuando cayó en el pecado. Más bien, le diste la salvación en el mundo a través de la encarnación de tu Hijo. Tú mismo, después de liberar a tu criatura de la esclavitud del enemigo, dale la bienvenida en tu reino celestial, para que la luz de tu evangelio pueda brillar sobre él; tú unes a su vida un ángel de luz que libera de todo el mal del enemigo, del encuentro con el Maligno, del diablo del mediodía y de las ilusiones perversas. Echa fuera de él todo espíritu maligno e impuro que se esconda en su corazón. Aleja de él el espíritu de iniquidad, el espíritu de idolatría, el espíritu de mentira, la codicia ilimitada y toda impureza, todo lo que está inspirado por las instigaciones del diablo. Haz de él una oveja inteligente del santo rebaño de tu Cristo, un miembro honorable de tu Iglesia, un vaso santificado, un hijo de luz y un heredero de tu reino, para que, después de haber vivido según tus mandamientos, conserve intacto tu sello, y manteniendo inmaculada su vestidura, podrá recibir la felicidad de tus santos en tu reino, mediante la gracia, la compasión y el amor por los hombres de tu único Hijo, con quien eres bendecido, junto con tu santo, bueno y Espíritu vivificante, ahora y por siempre.

R. Amén.

El diablo me tiene miedo: la vida y obra del exorcista más popular del mundo

por el Padre Gabriel Amorth

 

Oración de Atadura

En el nombre de Jesucristo, nuestros Señor y Dios, y por el poder y la autoridad de mi sacerdocio, yo invoco a la autoridad plena de  toda la iglesia y las llaves de San Pedro y dejo a todos los espíritus impotentes , paralizados, e incapaces de vengarse de cualquiera de nosotros, nuestras familias amigos, comunidades, los que rezan por nosotros y sus familias o cualquier otra persona que este relacionada con nosotros. Yo ato, rompo y  separo todos los espíritus malignos, todos los poderes malignos presentes en el aire, el agua, en la tierra, en el fuego, debajo de la tierra, inframundo, cualquier fuerza satánica presente en la naturaleza y todos y cada uno de  los emisarios  de la sede satánica. Yo ato a la Sangre de Jesús todos sus atributos, aspectos y características, todas sus relaciones, comunicaciones y juegos de engaño. Yo rompo todos y cualquier unión, ataduras y afinidad en el nombre del Padre y del hijo y del Espíritu Santo.

 

Translated by the St. Michael Center

 

Vínculos de parejas sexuales anteriores

En el nombre de nuestro Señor Jesucristo y con la autoridad de la Iglesia, Rompo cualquier lazo entre N. y todas las ex parejas sexuales (incluidas N., N., N., etc.). Rompo todos los lazos, incluidos los mentales, emocionales, lazos espirituales y físicos de todas las ex parejas sexuales, y cualquiera con quien hayan tenido relaciones también. Lavo a N. en la sangre del Cordero y lo/la limpio de cualquier mancha de pecado o apego de cualquier tipo a estos individuos. También le pido al Señor que libere a esas ex parejas de cualquier mal causado por estas relaciones. Que San Miguel y los Santos Ángeles rompan los lazos del pecado y protejan a esta persona de todo mal y daño. Oro para que la Santísima Madre extienda su manto de protección sobre N. ahora y siempre.

 

 

 

Translated by the St. Michael Center

 

Rompiendo lazos ocultos

En el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, por los méritos de la Santísima Virgen María, por la intercesión de San Miguel Arcángel, los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y todos los santos, rompo todo lazo oculto de magia negra (hechicería, maldición, etc.) entre tú, espíritu inmundo N. (nombre del demonio) y N. (nombre de la persona). Ato todo poder de este espíritu y le ordeno que deje a N. y vaya al pie de la cruz.

 

(Ripperger, Exorcismos menores, págs.345)

"Que no se encuentre entre ustedes quien haga pasar a su hijo o hija por el fuego, o practique adivinación, o sea adivino, augur o hechicero, o que lance hechizos, consulte fantasmas y espíritus, o busque oráculos de los muertos. Cualquiera que haga tales cosas es abominación al SEÑOR ... "(Dt 18, 10-12)

Oraciones de limpieza

 

Padre Celestial, en el Nombre de Jesucristo nuestro Señor y Salvador, por el poder del Espíritu Santo, oramos para que el poder limpiador de la preciosa sangre de Tu Hijo venga sobre nosotros ahora mismo.

Purifícanos y lávanos con la sangre de Jesús desde la coronilla hasta la planta de nuestros pies. Dejemos que esta sangre penetre en la médula de nuestros huesos para limpiarnos de cualquier enredo de los espíritus malignos con los que hemos entrado en contacto durante el curso de nuestra intercesión. Úngenos con los dones del Espíritu Santo y refresca nuestro cuerpo, alma y espíritu, y que la señal de tu santa cruz aleje de nosotros a todos los espíritus malignos.

En el Nombre del Padre + y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

o

Señor Jesús, gracias por compartir con nosotros tu maravilloso ministerio de sanidad y liberación. Gracias por la sanación que hemos visto y experimentado hoy. Pero nos damos cuenta de que la enfermedad y el mal que encontramos son más de lo que nuestras humanidades pueden soportar. Así que límpianos de cualquier tristeza, negatividad o desesperación que podamos haber captado durante el curso de este ministerio.

Si nuestro ministerio nos ha tentado a la ira, la impaciencia o la lujuria, límpianos de esas tentaciones y reemplázalas con amor, gozo y paz. Si algún espíritu maligno se ha adherido a nosotros o nos ha oprimido de alguna manera, yo les ordeno a ustedes, espíritus de la tierra, aire, fuego o agua, del inframundo o de la naturaleza, y a todos los espíritus que no son del Espíritu Santo que se vayan ahora y vayan directamente a Jesucristo, para que Él los trate como quiera.

Ven, Espíritu Santo, renuévanos, llénanos de nuevo con tu poder, amor y alegría. Fortalécenos donde nos hemos sentido débiles y vístenos de Tu luz. Llénanos de vida. Y Señor Jesús, por favor envía a tus santos ángeles para que nos ministren a nosotros y a nuestras familias y para que nos guarden y protejan de todas las enfermedades, daños y accidentes, y que nos guarden en un viaje seguro a casa y nos concedan un descanso nocturno pacífico. Te alabamos ahora y siempre, Padre Celestial, en el Nombre de Jesucristo nuestro Señor y Salvador, por el poder del Espíritu Santo, oramos que el poder limpiador de la preciosa sangre de Tu Hijo venga sobre nosotros ahora mismo.

Purifícanos y lávanos con la sangre de Jesús desde la coronilla hasta la planta de nuestros pies. Dejemos que esta sangre penetre en la médula de nuestros huesos para limpiarnos de cualquier enredo de los espíritus malignos con los que hemos entrado en contacto durante el curso de nuestra intercesión. Úngenos con los dones del Espíritu Santo y refresca nuestro cuerpo, alma y espíritu, y que la señal de tu santa cruz aleje de nosotros a todos los espíritus malignos.

En el Nombre del Padre + y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

o

Señor Jesús, gracias por compartir con nosotros tu maravilloso ministerio de sanidad y liberación. Gracias por la sanación que hemos visto y experimentado hoy. Pero nos damos cuenta de que la enfermedad y el mal que encontramos son más de lo que nuestras humanidades pueden soportar. Así que límpianos de cualquier tristeza, negatividad o desesperación que podamos haber captado durante el curso de este ministerio.

Si nuestro ministerio nos ha tentado a la ira, la impaciencia o la lujuria, límpianos de esas tentaciones y reemplázalas con amor, gozo y paz. Si algún espíritu maligno se ha adherido a nosotros o nos ha oprimido de alguna manera, les ordeno a ustedes, espíritus de la tierra, aire, fuego o agua, del inframundo o de la naturaleza, y a todos los espíritus que no son del Espíritu Santo que se vayan ahora y vayan directamente a Jesucristo, para que Él lo trate como quiera.

Ven, Espíritu Santo, renuévanos, llénanos de nuevo con tu poder, amor y alegría. Fortalécenos donde nos hemos sentido débiles y vístenos de Tu luz. Llénanos de vida. Y Señor Jesús, por favor envía a tus santos ángeles para que nos ministren a nosotros y a nuestras familias y para que nos guarden y protejan de todas las enfermedades, daños y accidentes, y que nos guarden en un viaje seguro a casa y nos concedan un descanso nocturno pacífico. Te alabamos ahora y siempre, + ¡Padre, Hijo y Espíritu Santo!

Amén.

(Cabading, págs. 212-213)

o

Señor Jesús, gracias por compartir con nosotros tu maravilloso ministerio de sanidad y liberación. Agradecemos especialmente a la Santísima Virgen María por su presencia más poderosa. Agradecemos a los Santos Ángeles, especialmente a San Miguel y los Poderes del cielo, por su presencia constante y su ministerio de sanación. Agradecemos a los santos por su tan necesaria y muy apreciada intercesión, incluso (se invoca el nombre de los santos).

 

Les pido que derramen la Preciosísima Sangre de nuestro Señor Jesús ahora mismo sobre todos los presentes, sobre nuestras familias, nuestros seres queridos, nuestras posesiones y todas nuestras obras y ministerios. Que la Preciosísima Sangre inunde nuestra memoria, imaginación, emociones, poder del sentido común, poder cogitativo y toda nuestra mente. Que inunde nuestros corazones. Que inunde todos nuestros cuerpos, mentes, almas y espíritus, limpiándonos de cualquier influencia maligna o espíritus malignos que puedan haberse adherido o nos hayan oprimido de alguna manera. Que el fuego del Espíritu Santo nos traiga sanidad. Que el Espíritu nos sane, nos purifique y nos santifique.

 

A medida que avanzamos, que la Santísima Virgen María extienda su manto de protección sobre nosotros siempre, incluidos nuestros seres queridos, nuestras posesiones y nuestros ministerios, en todo lo que tenemos, hacemos y somos. Que los Santos Ángeles nos rodeen. Que estemos protegidos de las maldiciones o hechizos malignos lanzados contra nosotros o de cualquier represalia maligna. Que seamos completamente sellados en la Sangre del Cordero y protegidos por el poder del Espíritu Santo.

 

Si nuestro ministerio nos ha tentado a la ira, la impaciencia o la lujuria, o cualquier mal, límpianos de esas tentaciones y reemplázalas con amor, gozo y paz. Que sigamos este día en paz.

 

Los rociare con agua limpia

para limpiarlos de todas sus impurezas,

y de todos sus ídolos los limpiaré.

Les daré un corazón nuevo

y pondré un espíritu nuevo dentro de ustedes,

quitando de sus cuerpos sus corazones de piedra

y dándoles corazones naturales.

Pondré mi espíritu dentro de ustedes

y los haré vivir según mis estatutos,

cuidadoso de observar mis decretos. Ezequiel 36

 

(Durante esta lectura, se rocía agua bendita a todos los presentes si es posible).

Exorcismo de Tatuajes

 

Por el Nombre Sagrado de Jesús, con la autoridad de mi sacerdocio y por medio de la autoridad que me fue otorgada por Jesucristo y su Iglesia, por los méritos de la Pasión, Muerte, Resurrección, y Asunción de nuestro Señor Jesucristo y por su envió del Espíritu Santo, yo invoco las llaves de San Pedro y desmantelo este tatuaje, rompiendo todas las conexiones y ataduras que este tatuaje tenga con el demonio y todos sus asociados. Yo exorcizó esta imagen y la tinta que se uso para hacer este tatuaje y rompo todas y cada una de las conexiones y ataduras entre esta imagen y la tinta y cada demonio que se halla adherido a este cuerpo por medio del tatuaje. Yo anulo todos y cada uno de los derechos que los demonios puedan reclamar sobre este cuerpo y persona debido a cualquier imagen mágica, símbolos o escrituras que hallan sido incorporadas en el tatuaje. Y por medio de esta Santa unción yo consagro esta persona y su cuerpo a nuestro Señor Jesucristo por medio de las manos de la Inmaculada Virgen María y por la señal de la Santa Cruz. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (Si es prudente, hacer la señal de la Cruz sobre el tatuaje utilizando aceite exorcizado).

By a Dominican Friar

Liberación y bendición del dormitorio de un sacerdote

 

Se puede usar en cualquier lugar donde el sacerdote se quede a pasar la noche.

P. Nuestra ayuda está en el + nombre del Señor. Quien hizo el cielo y la tierra.

V. Señor, ten piedad. (3 veces)

Señor Jesucristo, nuestro Salvador y Dios nuestro, al rociar con agua bendita, expulsa de este aposento todo espíritu inmundo que pueda perturbar la paz de tus siervos, tus sacerdotes. Cualesquiera que sean los pecados que se hayan cometido en este lugar, misericordiosamente concede perdón y límpialos a fondo con tu sangre preciosísima. Envía a tus santos ángeles para que velen por tus siervos para que permanezcan tranquilos y perseveren en tu voluntad. En el nombre del + Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén. (3 veces)

 

(Rocíe la habitación con agua bendita para limpiarla. El aceite bendito se puede usar para hacer la señal de la cruz en la habitación, por ejemplo, paredes, puertas, armarios, ventanas, camas, sillas, mesas, etc.)

Señor Jesucristo, Dios nuestro, + bendice y sella con tu sangre preciosa este dormitorio de tu siervo y sacerdote N. Que sea yo protegido por tu gracia de todos los ataques del adversario. Que con tu protección pueda descansar en tranquilidad y prepararme devotamente para el ejercicio de este santo ministerio que me has concedido. Para que siempre fiel a ti, tu siervo sea contado entre los bienaventurados en el reino, donde vives y reinas con el + Padre y el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

(Rocíe la habitación con agua bendita para bendecir).

Padre Nuestro...

Salve Regina...

Ángel de Dios...

También se puede realizar un acto de Consagración a la Santísima Virgen María.

Sesión de oración de liberación para personas o lugares

 

Esta sesión de oración de liberación puede usarse para personas o lugares (por ejemplo, una casa):

 

Oración perimetral

Señor Jesucristo, en tu amor y misericordia establece un perímetro de protección alrededor de N. y de nosotros mismos y de todos nuestros seres queridos, aquellos que oran por nosotros y sus seres queridos. Que los Santos Ángeles lo protejan a él / a ella / a nosotros y todas nuestras posesiones, estableciendo un perímetro de protección alrededor de N., haciéndolo/la/nos  inmune(s) a cualquier tipo de influencia demoníaca. Pido que cualquier demonio o demonios que intente(n) venir contra él / ella / nosotros sea hecho sordo, mudo y ciego; que Tú lo(s) despojarías de todas las armas, armaduras, poder, ilusiones y autoridad; que lo(s) atarías, reprenderías e inhabilitarías para que no se comunicara(n) ni interactuara(n) entre ellos de ninguna manera. Sácalos, enviándolos directamente al pie de Tu Cruz. Jesús, Hijo del Altísimo, te lo pido en Tu Glorioso y Santísimo Nombre.

R. Amén

 

Lectura de: Juan 1: 1-14

En el principio era la palabra,

y el Verbo estaba con Dios,

y el Verbo era Dios.

Él estaba al principio con Dios.

Todas las cosas llegaron a ser a través de él,

y sin él nada llegó a ser.

Lo que vino a ser a través de él fue la vida

y esta vida fue la luz de la raza humana,

la luz brilla en la oscuridad,

y las tinieblas no la vencieron.

Un hombre llamado Juan fue enviado por Dios.

Vino para dar testimonio, para dar testimonio de la luz,

para que todos crean por él.

Él no era la luz, sino que vino a testificar de la luz.

La verdadera luz, que ilumina a todos, venía al mundo.

Él estaba en el mundo, y el mundo llegó a ser a través de él,

pero el mundo no lo conocía.

Llegó a lo que era suyo

pero su propia gente no lo aceptó.

Pero a los que lo aceptaron les dio poder para convertirse en hijos de Dios,

a los que creen en su nombre,

que no nacieron por generación natural ni por elección humana

ni por decisión de un hombre sino de Dios.

Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros,

y vimos su gloria, la gloria como del único Hijo del Padre,

lleno de gracia y de verdad.

 

Oraciones para romper maldiciones de lo oculto

Le pedimos a Dios Todopoderoso, a través de la Preciosísima Sangre de Jesús, que rompa todas y cada una de las maldiciones, pactos, hechizos, sellos, maleficios, vejaciones, desencadenantes, trances, votos, bendiciones demoníacas o cualquier otra esclavitud demoníaca enviada contra N. o nosotros, o cualquiera de nuestros seres queridos o cualquiera de nuestras posesiones; Que Dios los ate a todos y los quebranta en el Nombre del Padre y del Hijo + y del Espíritu Santo. (3 veces)

 

Oración de liberación

Oremos.

Dios del cielo y de la tierra, Dios de los ángeles y arcángeles, Dios de los patriarcas y profetas, Dios de los apóstoles y mártires, Dios de los confesores y vírgenes, Dios que tiene el poder de dar vida después de la muerte y descanso tras el trabajo; porque no hay otro Dios más que Tú, ni puede haber otro Dios verdadero fuera de Ti, el Creador de todas las cosas visibles e invisibles, cuyo Reino no tiene fin; suplicamos humildemente a Su gloriosa Majestad que nos libere [y…. (Persona y / o lugares)] por Tu poder de toda influencia de los espíritus malditos, de todas sus malas trampas y engaños, y para protegernos de todo daño; por Cristo Nuestro Señor.

Todos. Amén.

R. De las trampas del diablo.

Todos. Señor, líbranos.

R. Que ayudes a tu Iglesia a servirte con seguridad y libertad.

Todos. Te rogamos que nos escuches.

R. Que humillas a los enemigos de la santa Iglesia.

Todos. Te rogamos que nos escuches.

 

Oración invocando la ayuda de San Miguel Arcángel

San Miguel Arcángel, líder ilustre del ejército celestial, defiéndenos en la batalla contra los principados y potestades, contra los gobernantes del mundo de las tinieblas y el espíritu de maldad en las alturas. Venid al rescate de la humanidad, a quien Dios hizo a su imagen y semejanza, y compró de la tiranía de Satanás a un precio tan alto. La Santa Iglesia te venera como su patrón y guardián. El Señor te ha confiado la tarea de guiar a las almas de los redimidos a la bienaventuranza celestial. Roguemos al Señor de la paz que arroje a Satanás bajo nuestros pies, para evitar que siga cautivando a la humanidad y haciendo daño a la Iglesia. Lleva nuestras oraciones al trono de Dios, para que la misericordia del Señor venga pronto y se apodere de la bestia, la serpiente antigua, Satanás y sus demonios, arrojándolo con cadenas al abismo, para que ya no pueda seducir más las naciones.

 

Oración de liberación

Para ser dicha mostrando la Cruz y haciendo la Señal de la Cruz con ella:

+ Que Dios se levante y que sus enemigos sean esparcidos; y los que lo odian, huyan ante su presencia. Como se desvanece el humo, que se desvanezcan sus enemigos; y como la cera se derrite ante el fuego, así perezcan los demonios ante la presencia de los que aman a Dios y que se signan con la Señal de la Cruz y dicen con alegría: ¡Salve, preciosa y vivificante Cruz del Señor! Tú ahuyentas a los demonios por el poder de nuestro Señor Jesucristo que fue crucificado en Ti y que bajó al Infierno y pisoteó el poder del diablo, y te dio a nosotros, Su venerable Cruz, por ahuyentar a todos los enemigos. Oh cruz preciosa y vivificante del Señor, ayúdanos, con todos los santos y ángeles a lo largo de los siglos.

R. Amén.

 

Oración de liberación

Señor ten piedad. Dios, Nuestro Señor, Rey de los tiempos, Todopoderoso y Todopoderoso, Tú que hiciste todo y que transformaste todo simplemente por Tu Voluntad. Tú, que en Babilonia transformaste en rocío las llamas del horno “siete veces más caliente” y protegiste  y salvaste a los tres santos niños. Eres el doctor y el médico de nuestras almas. Tú eres la salvación de los que se vuelven a ti. Te suplicamos que dejes impotentes, destierres y expulses todo poder, presencia y maquinación diabólica; toda mala influencia, maleficio o mal de ojo y todas las malas acciones dirigidas contra Tu siervo ... [personas] ... y en este lugar .. .. [lugares]... donde hay envidia y malicia, danos abundancia de bondad , aguante, victoria y caridad. Oh Señor, Tú que nos amas, te suplicamos que extiendas Tus manos poderosas y Tus brazos más altos y poderosos y vengas en nuestra ayuda. Ayúdanos, que estamos hechos a tu imagen; envía al Ángel de la Paz sobre nosotros, para protegernos en cuerpo y alma. Que Dios mantenga a raya y venza todo poder maligno, todo veneno o malicia invocados contra nosotros por personas corruptas y envidiosas. Entonces, bajo la protección de Tu autoridad, cantemos con gratitud: “El Señor es mi salvación; ¿A quién debo temer? No temeré el mal porque Tú estás conmigo, mi Dios, mi fuerza, mi poderoso Señor, Señor de la Paz, Padre de todas las Edades.

 

Oraciones de limpieza

Padre Celestial, en el Nombre de Jesucristo nuestro Señor y Salvador; por el poder del Espíritu Santo, oramos para que el poder limpiador de la preciosa sangre de Tu Hijo venga sobre nosotros ahora mismo.

Purifícanos y lávanos con la sangre de Jesús desde la coronilla hasta la planta de nuestros pies. Permite que esta sangre penetre en la médula misma de nuestros huesos para limpiarnos de cualquier enredo de cualquier espíritu con el que hayamos entrado en contacto durante el curso de nuestra intercesión. Úngenos con los dones del Espíritu Santo y refresca nuestro cuerpo, alma y espíritu, y que la señal de tu santa cruz aleje de nosotros a todos los espíritus malignos.

En el Nombre del Padre + y del Hijo y del Espíritu Santo.

R. Amén.

 

O

 

Señor Jesús, gracias por compartir con nosotros tu maravilloso ministerio de sanidad y liberación. Gracias por la curación que hemos visto y experimentado hoy. Pero nos damos cuenta de que la enfermedad y el mal que encontramos son más de lo que nuestras humanidades pueden soportar. Así que límpianos de cualquier tristeza, negatividad o desesperación que podamos haber captado durante el curso de este ministerio.

Si nuestro ministerio nos ha tentado a la ira, la impaciencia o la lujuria, límpianos de esas tentaciones y reemplázalas con amor, gozo y paz. Si algún espíritu maligno se ha adherido a nosotros o nos ha oprimido de alguna manera, les ordeno a ustedes, espíritus de la tierra, aire, fuego o agua, del inframundo o de la naturaleza, y a todos los espíritus que no son del Espíritu Santo que se vayan ahora y vayan directamente a Jesucristo, para que Él los trate como quiera.

Ven, Espíritu Santo, renuévanos, llénanos de nuevo con tu poder, amor y alegría. Fortalécenos donde nos hemos sentido débiles y cúbrenos con tu luz. Llénanos de vida. Y Señor Jesús, por favor envía a tus santos ángeles para que nos ministren a nosotros y a nuestras familias y para que nos guarden y protejan de todas las enfermedades, daños y accidentes, y que nos guarden en un viaje seguro a casa y nos concedan un descanso nocturno pacífico. Te alabamos ahora y por siempre, + ¡Padre, Hijo y Espíritu Santo!

R. Amén.

Satanas Y los angeles apostatas

 

En el nombre del Padre, y del Hijo + y del Espíritu Santo Amén.

Oración a San Miguel Arcángel +

Gloriosísimo Príncipe de los ejércitos celestiales, San Miguel Arcángel, defiéndenos en el combate contra los principados y las potestades, contra los caudillos de estas tinieblas del mundo, contra los espíritus malignos esparcidos en los aires. Ven en auxilio de los hombres que Dios hizo a su imagen y semejanza, y rescató a gran precio de la tiranía del demonio. A ti venera la Iglesia como a su guardián y patrono. A ti confió el Señor las almas redimidas para colocarlas en el sitio de la suprema felicidad. Ruega, pues, al Dios de paz que aplaste al demonio bajo nuestros pies, quitándole todo el poder para retener cautivos a los hombres y hacer daño a la Iglesia. Pon nuestras oraciones bajo la mirada del Altísimo, a fin de que desciendan, cuanto antes, sobre nosotros las misericordias del Señor, y sujeta al dragón, aquella antigua serpiente, que es el diablo y Satanás, para precipitarlo encadenado a los abismos, de manera que no pueda nunca más seducir a las naciones.

Exorcismo

En el nombre de Jesucristo Dios y Señor nuestro, mediante la intercesión de la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios; de San Miguel Arcángel, de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y de todos los Santos,

si tiene el Órden de exorcista, recita esto a continuacion: y apoyados en la sagrada autoridad que nuestro ministerio nos confiere, los fieles omitiendo lo anterior: procedemos con ánimo seguro a rechazar los asaltos que la astucia del demonio mueve en contra de nosotros.

Salmo 67

Levántese Dios, y sean dispersados sus enemigos, + huyan ante su faz los que le odian.
Cual se disipa el humo, los disipas; + como la cera se derrite al fuego, perecen los impíos ante Dios.

V. He aquí la Cruz del Señor, huid poderes enemigos.
R. Venció el león de la tribu de Judá, el hijo de David.

V. Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros.
R. Como lo esperamos de Ti.

Os exorcizamos, espíritus de inmundos, poderes satánicos, ataques del enemigo infernal, legiones, reuniones, sectas diabólicas, en el nombre y por virtud de Jesucristo +, nuestro Señor, os arrancamos y expulsamos de la Iglesia de Dios, de las almas creadas a la imagen de Dios y rescatadas por la preciosa sangre del Cordero divino +. No oses más, pérfida serpiente, engañar al género humano ni perseguir a la Iglesia de Dios, ni sacudir y pasar por la criba como el trigo a los eleg gidos de Dios + Te manda Dios Altísimo +, a quien por tu gran soberbia aún pretendes asemejarte y cuya voluntad es que todos los hombres se salven y vengan en conocimiento de la verdad Te manda Dios Padre + Te manda Dios Hijo + Te manda Dios Espíritu Santo +. Te manda Cristo, Verbo eterno de Dios hecho carne, + que para salvar nuestra raza perdida por tu envidia, se humilló y fue obediente hasta la muerte, que ha edificado su Iglesia sobre firme piedra, prometiendo que las puertas del infierno no prevalecerán jamás contra ella, y que permanecería con ella todos los días hasta la consumación de los siglos. Te manda la santa señal de la Cruz + y la virtud de todos los misterios de la fe cristiana +. Te manda el poder de la excelsa Madre de Dios, la Virgen María +, que desde el primer instante de su Inmaculada Concepción, aplastó tu muy orgullosa cabeza por virtud de su humildad. Te manda la fe de los Santos Apóstoles, Pedro y Pablo, y la de los demás Apóstoles +. Te manda la sangre de los Mártires y la piadosa intercesión de todos los santos y santas +.

Así pues, dragón maldito y toda la legión diabólica, te conjuramos por el Dios + vivo, por el Dios + verdadero, por el Dios + Santo, por el Dios que tanto amó al mundo, que llegó hasta darle su Hijo Unigénito, a fin de que todos los que creen en Él no perezcan, sino que vivan vida eterna; cesa de engañar a las criaturas humanas y brindarles el veneno de la condenación eterna: cesa de perjudicar a la Iglesia y de poner trabas a su libertad. Huye de aquí, Satanás, inventor y maestro de todo engaño, enemigo de la salvación de los hombres. Retrocede delante de Cristo, en quien nada has encontrado que se asemeje a tus obras; retrocede ante la Iglesia, Una, Santa, Católica y Apostólica, que Cristo mismo compró con su sangre. Humíllate bajo la poderosa mano de Dios, tiembla y desaparece ante la invocación hecha por nosotros, del Santo y terrible Nombre de Jesús, ante el cual se estremecen los infiernos; a quien están sometidas las virtudes de los cielos; las Potestades y Dominaciones, a quien los Querubines y Serafines alaban sin cesar en sus cánticos diciendo: ¡Santo, Santo, Santo es el Señor Dios de los Ejércitos!

V. Señor, escucha nuestra oración.

R. Y llegue a ti nuestro clamor.
V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.

 

Oración

Dios del cielo y de la tierra, Dios de los Ángeles, Dios de los Arcángeles, Dios de los Patriarcas, Dios de los Profetas, Dios de los Apóstoles, Dios de los Mártires, Dios de los Confesores, Dios de las Vírgenes, Dios que tienes el poder de dar la vida después de la muerte, el descanso después del trabajo; porque no hay otro Dios delante de ti, ni puede haber otro sino tú mismo. Creador de todas las cosas visibles e invisibles, cuyo reino no tendrá fin: humildemente suplicamos a la majestad de tu gloria se digne librarnos eficazmente y guardarnos sanos de todo poder, lazo, mentira y maldad de los espíritus infernales. Por Jesucristo nuestro Señor, Amén.

V. De las asechanzas del demonio,

R. Líbra- nos Señor.
V. Que te dignes conceder a tu Iglesia la seguridad y la libertad necesarias para tu servicio,

R. Te rogamos, óyenos.

V. Que te dignes humillar a los enemigos de la Santa Iglesia,

R. Te rogamos, óyenos.

(Se rocía con agua bendita el lugar+).

Sanación de maldiciones, demonios y pecados generacionales

Dios Todopoderoso, necesito tu gracia y tu sanidad. Tengo necesidades espirituales, emocionales y físicas de sanación. Pido perdón por mis propios pecados de omisión o comisión que hayan contribuido a ellos de alguna manera. Te pido humildemente que perdones y sanes los pecados de mis antepasados, vivos y fallecidos, especialmente aquellos que han llevado a maldiciones generacionales, presencias demoníacas o males generacionales de cualquier forma. Con la ayuda de tu amorosa misericordia, los perdono completa y voluntariamente, incluso a aquellos que me han causado daño directamente a mí o a mis seres queridos. Que la sangre de Cristo lave completamente a mis antepasados, a mí y a todo nuestro árbol genealógico de cualquiera de estos males generacionales. Que la muerte y resurrección de Jesucristo rompa cualquier vínculo oculto generacional o vínculo con cualquier tipo de maldad. Que estas presencias malignas sean reemplazadas por los santos poderes del cielo y que los santos ángeles de Dios hagan guardia, protegiendo a todos y cada uno de los miembros de mi familia. En el santo nombre de Jesucristo y por la intercesión de la Santísima Virgen María, que seamos completamente sanados y limpiados, y vivamos siempre en tu paz salvadora.

 

León XIII Oraciones de liberación por personas, lugares o cosas - Español

 

1. La presencia del Diablo y otros demonios aparece y existe no solo en la tentación o atormentar de personas, sino también en la penetración de cosas y lugares de cierta manera por su actividad, y en diversas formas de oposición y persecución de la Iglesia. Si el Obispo Diocesano, en situaciones particulares, juzga apropiado anunciar reuniones de fieles para la oración, bajo el liderazgo y la dirección de un Sacerdote, los elementos para organizar un rito de súplica pueden tomarse de lo siguiente.

 

2. Cuando se reúne la asamblea de los fieles, el sacerdote dice:

 

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Todos se persignan y dicen: Amén.

 

3. Entonces el sacerdote, extendiendo las manos, saluda a los presentes diciendo:

Dios Padre todopoderoso, que desea que todos se salven, esté con todos ustedes.

Todos responden: Y con tu espíritu.

 

4. A continuación, el sacerdote se dirige brevemente a los presentes para disponer el corazón y la mente para la celebración. Entonces conviene que tenga lugar una celebración de la Palabra de Dios, con una breve homilía del sacerdote que preside, en la que, partiendo del texto de las lecturas, se dirige al pueblo sobre la esperanza en la victoria de Cristo y sobre la ayuda de los Ángeles. Los textos de las lecturas y de los Salmos Responsoriales podrán seleccionarse de los Leccionarios aprobados.

 

5. Se podrá recitar la Letanía de los Santos, que el sacerdote podrá concluir con la oración que sigue:

Espíritu Santo Creador, bondadosamente acércate a la Iglesia Católica, y con tu poder celestial hazla fuerte y segura contra los ataques del enemigo; renueva con tu caridad y gracia el espíritu de tus siervos, a quienes has ungido, para que en ti glorifiquen al Padre y a su Unigénito Hijo, Jesucristo nuestro Señor.

 

Todos responden: Amén.

 

6. También se puede componer una Oración Universal, después de la cual el Padrenuestro debe decirse siempre en la forma habitual.

7. Después de esto, el sacerdote, con las manos juntas, agrega:

En el nombre de Jesucristo, nuestro Señor y Dios, con la intercesión de la inmaculada Virgen María, Madre de Dios, del beato Miguel Arcángel, de los bienaventurados Apóstoles Pedro y Pablo y de todos los santos, y contando con la sagrada autoridad del ministerio que he recibido de la Iglesia, vengo con confianza para expulsar las plagas del engaño del Diablo.

 

8. Todos recitan juntos:

Deja que Dios se levante; que se dispersen sus enemigos. Que los que lo odian huyan de su presencia. Como se aleja el humo, échalos; como cera que se derrite ante el fuego, así los impíos perecerán ante la presencia de Dios.

V. He aquí la Cruz del Señor, levanten vuelo, todos los poderes hostiles.

R. El León de la tribu de Judá, la Raíz de David, ha vencido.

V. Que tu misericordia sea con nosotros, Señor.

R. Como hemos depositado nuestra esperanza en ti.

V. Señor, escucha mi oración.

R. Y que mi clamor llegue a ti.

9. El sacerdote, con las manos juntas, dice:

Oremos.

Y todos, junto con el sacerdote, oran en silencio un momento. Entonces el sacerdote, con las manos extendidas, dice la oración:

Dios de los cielos, Dios de la tierra, Dios de los ángeles, Dios de los arcángeles, Dios de los patriarcas, Dios de los profetas, Dios de los apóstoles, Dios de los mártires, Dios de los sacerdotes, Dios de las vírgenes, Dios de todos los santos: Dios, que tienes poder para dar vida después de la muerte, descanso después del trabajo, porque no hay Dios además de ti, ni puede haber nadie más que tú, creador de todas las cosas, visibles e invisibles, de cuyo reino no habrá fin: imploramos humildemente la majestad de tu gloria, que te dignes librarnos con tu poder de todo poder, engaño y depravación de los espíritus infernales, y nos preserves en seguridad. Por Cristo nuestro Señor.

Todos responden: Amén.

 

10. Entonces, el sacerdote, con las manos extendidas, dice esta fórmula imperativa a modo de exorcismo. Los fieles deben abstenerse de decirlo.

Yo los exorcizo, a todo espíritu inmundo, a todo poder de las tinieblas, toda incursión del enemigo infernal, toda legión, cohorte y facción diabólica, en el nombre y poder de nuestro Señor Jesucristo. Sean desarraigados y huidos de la Iglesia de Dios, de las almas creadas a imagen de Dios y redimidas por la preciosa sangre del divino Cordero.

 

No te atrevas más, oh serpiente astuta, a engañar al género humano, a perseguir a la Iglesia de Dios, a sacudir a los escogidos de Dios y zarandearlos como a trigo.

El Dios Altísimo te lo ordena, Dios, a quien en tu gran orgullo aún presumes ser igual, Dios, que desea que todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad. Dios el Padre te lo ordena, Dios el Hijo te lo ordena, Dios el Espíritu Santo te lo ordena. Cristo te manda, Él, el Verbo eterno de Dios hecho carne, que para salvar nuestra raza, perdido por tu envidia, se humilló y se hizo obediente hasta la muerte, que construyó su Iglesia sobre roca sólida y proclamó que las puertas del infierno nunca prevalecerían contra ella, ya que Él mismo permanecería con ella siempre, hasta la consumación del mundo.

 

El sacramento de la Cruz + te lo ordena, y el poder de todos los misterios de la fe cristiana. Te lo manda la exaltada Virgen María Madre de Dios, que en su humildad aplastó tu orgullosa cabeza desde el primer momento de su Inmaculada Concepción. La fe de los santos Apóstoles Pedro y Pablo y de todos los Apóstoles te lo manda. Te lo manda la sangre de los Mártires y la devota intercesión de todos los Santos.

 

Por tanto, legión diabólica, te lo mando por el Dios vivo, por el Dios verdadero, por el Dios santo, por el Dios que tanto amó al mundo que dio a su Hijo Unigénito, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna: deja de engañar a las criaturas humanas y de ofrecerles el veneno de la perdición eterna. Deja de hacer daño a la Iglesia y buscar atrapar su libertad.

 

Vete, Satanás, padre de mentiras, enemigo de la salvación humana. Da paso a Cristo, en quien no encontraste rastro de tus obras. Da paso única, santa, católica y apostólica iglesia, que el mismo Cristo ganó con su sangre.

 

Humíllate bajo la poderosa mano de Dios; tiembla y huye por el santo nombre de Jesús, ante quien tiembla el infierno, a quien las Virtudes de los cielos, los Poderes y los Dominios están sujetos, a quien Querubines y Serafines alaban con voces incesantes, aclamando: Santo, Santo, Santo Señor, Dios de los ejércitos ....

 

11. Después de esto, se canta o recita la siguiente antífona:

Volamos a tu protección, santa Madre de Dios; no desprecies nuestras peticiones en nuestras necesidades, mas líbranos siempre de todo peligro, oh Virgen gloriosa y bendita.

 

También se puede recitar esta oración a San Miguel Arcángel, u otra oración más conocida por el pueblo:

Oh príncipe glorioso de las huestes celestiales, San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla contra los principados y potestades, contra los gobernantes de las tinieblas en este mundo y contra las fuerzas espirituales del mal en los cielos. Acude en ayuda de la humanidad, que Dios ha hecho a su propia semejanza y que compró a gran precio a la tiranía del Diablo.

 

La santa Iglesia te venera como guardián y campeón; el Señor te ha confiado las almas de los redimidos destinadas a la felicidad en las alturas. Suplica al Dios de paz que aplaste a Satanás bajo nuestros pies, que ya no pueda mantener cautiva a la humanidad y hacer daño a la Iglesia.

Ofrece nuestras oraciones a los ojos del Altísimo, para que las misericordias del Señor nos reciban rápidamente, y para que puedas agarrar al dragón, la serpiente antigua, que es el Diablo y Satanás, y arrojarlo atado al abismo donde él ya no puede desviar a las naciones.

Amén.

 

12. El sacerdote rocía el lugar con agua bendita. Luego bendice a los presentes en la forma habitual y se lleva a cabo la Despedida.

 

Exorcismo menor de San Basilio

V. Oremos al Señor.

R. Señor, ten piedad.

Oh Dios de dioses y Señor de señores, Creador de las filas ardientes y Modelador de los poderes descarnados, Hacedor de las cosas celestiales y de las que están debajo de los cielos, a quien ningún hombre ha visto ni puede ver, a quien toda la creación teme: A las oscuras profundidades del infierno, arrojaste al comandante que se había enorgullecido y que, a causa de su servicio desobediente, fue arrojado desde lo alto a la tierra, así como a los ángeles que se separaron con él, todos convertidos en demonios malvados.

Haz que este mi exorcismo, realizado en Tu grandioso + Nombre, sea terrible para el Amo del mal y para todos sus secuaces que habían caído con él desde lo alto del resplandor. Llévalo al destierro, ordenándole que se vaya de aquí, para que no se produzca ningún daño contra Tu Imagen sellada. Y, cuando estén sellados, recibirán la fuerza para hollar serpientes y escorpiones, y sobre todo el poder del Enemigo.

Porque manifestado, himno y glorificado con temor, por todo lo que respira es Tu Santísimo Nombre: del Padre +, y del Hijo, + y del Espíritu Santo +, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

V. Oremos al Señor.

R. Señor, ten piedad.

Te expulso, fuente primordial de blasfemia, príncipe de la hueste rebelde, creador del mal. Te expulso, Lucifer, que fuiste arrojado del resplandor en lo alto a las tinieblas del abismo a causa de tu arrogancia: te expulso a ti y a todas las huestes caídas que siguieron tu voluntad. Te expulso, espíritu de inmundicia, que te rebelaste contra Adonai, Elohim, el Dios omnipotente de Sabaoth y el ejército de sus ángeles. Vete y apártate del siervo (de la sierva) de Dios. N.

Te expulso en el + nombre de Aquel que creó todas las cosas por Su Palabra, Su Hijo Unigénito, nuestro Señor Jesucristo, quien nació inefable y desapasionadamente antes de todos los siglos: por quien fueron formadas todas las cosas visibles e invisibles, quien hizo al hombre a Su imagen: Quien lo guardó por los ángeles, Quien lo entrenó en la Ley, Quien ahogó el pecado en el diluvio de aguas de arriba y Quien encerró los abismos debajo del cielo, Quien demolió la raza impía de gigantes, Quien sacudió por la torre de Babel, Quien redujo Sodoma y Gomorra a cenizas por azufre y fuego, un hecho que testifican los incesantes vapores; y Quien con la vara de Moisés separó las aguas del Mar Rojo, abriendo un pasado sin agua para el pueblo mientras el tiránico Faraón y su ejército que luchaba contra Dios se ahogaban para siempre en sus olas por su perversa persecución de ellos; y Quien en estos últimos días se encarnó inexplicablemente de una Virgen pura que conservó intacto el sello de su castidad; y Quien se complació en purgar nuestra antigua contaminación en la purificación bautismal.

Yo te expulso, Satanás, en virtud del bautismo de + Cristo en el Jordán, que para nosotros es un tipo de nuestra herencia de incorrupción mediante la gracia y las aguas santificadas: el mismo que asombró a los ángeles y a todos los poderes celestiales cuando contemplaron a Dios encarnado. en la carne y también revelado en el Jordán a su Padre infatigable y al Espíritu Santo con quien comparte la unidad de la Trinidad. Te expulso, maligno, en nombre de Aquel que reprendió a los vientos y calmó el mar turbulento; Quien desterró a la legión de demonios y abrió los ojos del que nació ciego desde el vientre de su madre; y quien con arcilla le formó la vista, por medio de la cual recreó la antigua remodelación de nuestro rostro; Quien restauró el habla de los mudos, purgó el estigma de la lepra, resucitó a los muertos de la tumba y Él mismo despojó al Hades con Su muerte y Resurrección, haciendo así a la humanidad impermeable a la muerte.

Te expulso, en el nombre de + Dios Todopoderoso que llenó a los hombres con la inhalación de una voz divinamente inspirada y que obró junto con los Apóstoles la piedad que había llenado el universo. Teme y huye, corre, vete, espíritu inmundo y maldito, criatura engañosa e indecorosa de las profundidades infernales, visible por el engaño, escondida por la pretensión.

Márchate + dondequiera que aparezcas, Belcebú, desvanécete como humo y calor, cosa bestial y serpentina, ya sea disfrazado de macho o hembra, ya sea de bestia o de cosa reptante o voladora, ya sea locuaz, sin palabras o muda; ya sea trayendo miedo a ser pisoteado, o destrozando, conspirando; ya sea oprimiéndolo (a) en el sueño, por alguna demostración de debilidad, por la risa que distrae, o complaciéndose en lágrimas falsas; ya sea por lujuria o hedor de lujuria carnal, placer, adicción a las drogas, adivinación o astrología; si hinchazón en una casa; ya sea poseído por la audacia, la contienda o la inestabilidad; ya sea golpeándolo con locura, o volviendo a él después del paso del tiempo; ya sea de la mañana, del mediodía, de la medianoche o de la noche, del tiempo indefinido o del amanecer; ya sea de forma espontánea o enviado a alguien o encontrándose con él (ella) desprevenido; ya sea del mar, de un río, de debajo de la tierra, de un pozo, de un barranco, de un santuario, de un lago, de un matorral de juncos, de la materia, de la tierra, de los desechos; ya sea de un bosquecillo, de un árbol, de un matorral, de un ave o de un trueno; ya sea desde el recinto de un baño, un estanque de agua o desde un sepulcro pagano o desde cualquier lugar donde puedas estar al acecho; ya sea por conocimiento o ignorancia o cualquier lugar no mencionado.

Apártate, + apártate de él (ella), avergüénzate ante Aquel que fue hecho a imagen de Dios y formado por Su mano. Teme la semejanza del Dios encarnado y no te escondas más en Su sierva (sierva) N.; espera más bien la barra de hierro, el horno de fuego del Tártaro, el crujir de dientes como represalia por la desobediencia. + Ten miedo, quédate quieto, huye, no regreses ni escondas en él/ella ninguna otra clase de espíritus malignos e inmundos. Vete hacia el desierto sin agua y sin cultivar donde no habita ningún hombre, donde solo Dios observa vigilante, quien te atará a ti que te atreves con envidia a conspirar contra Su imagen y quien, con cadenas de tinieblas te sujetará en el Tártaro, quien de día y la noche y durante mucho tiempo ha ideado toda clase de males, oh diablo; porque grande es tu temor de Dios y grande es la gloria del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

V. Oremos al Señor.

R. Señor, ten piedad.

+ Oh Dios de los cielos, + Dios de la Luz, + Dios de los Ángeles y Arcángeles obedientes a Tu Autoridad y Poder; Oh Dios, que eres glorificado en tus santos, Padre de nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo Unigénito, que liberaste las almas condenadas a muerte e iluminaste a los que habitaban en tinieblas; Aquel que nos liberó de toda nuestra miseria y dolor y que nos protegió de los asaltos del enemigo. Y Tú, oh Hijo y Palabra de Dios, nos has propuesto para la inmortalidad por Tu muerte y nos has glorificado con Tu gloria; Tú que nos soltaste de las cadenas de nuestros pecados a través de Tu Cruz, haciéndonos agradables a Ti y uniéndonos con Dios; Tú, que nos rescataste de la destrucción y curaste todas nuestras enfermedades; Tú, que nos pusiste en el camino del cielo y cambiaste nuestra corrupción en incorrupción.

Escúchame tú, que clamo a Ti con anhelo y temor, Tú ante Quien se encogen los montes y el firmamento debajo de los cielos; Tú que haces temblar los elementos físicos, manteniéndolos dentro de sus propios límites; y por Quien los fuegos de la retribución no se atreven a traspasar los límites establecidos para ellos, sino que deben esperar la decisión de Tu Voluntad; y por Quien toda la creación suspira con grandes suspiros esperando liberación; por quien todas las naturalezas adversas han sido puestas en fuga y la legión del enemigo ha sido sometida, el diablo está asustado, la serpiente pisoteada y el dragón muerto; Tú, que has iluminado a las naciones que confiesan y dan la bienvenida a tu gobierno, oh Señor; Tú a través de Quien apareció la vida, ha prevalecido la esperanza, a través de Quien el hombre de la tierra fue recreado creyendo en Ti.

Porque, ¿quién como tú, Dios Todopoderoso? Por tanto, te suplicamos, oh Padre, Señor de misericordias, que exististe antes de los siglos y sobrepasas a todos los dioses, invocando tu santo nombre, por el amor de tu Hijo, Jesucristo, el Santo y tu Espíritu Todopoderoso. + Echa de su alma toda enfermedad, toda incredulidad, perdónalo(a) de los furiosos ataques de los espíritus inmundos, infernales, ardientes, malvados, lujuriosos, el amor al oro y la plata, la presunción, la fornicación, todo demonio desvergonzado, indecoroso, oscuro y profano. En verdad, oh Dios, expulsa + de Tu siervo (sierva) N. toda energía del diablo, todo encantamiento y engaño; toda idolatría, locura, astrología, nigromancia, todo pájaro de presagio, el amor al lujo y la carne, toda liberado borrachera, carnalidad, adulterio, libertinaje, desvergüenza, ira, contienda, confusión y toda sospecha maligna.

 

Sí, oh Señor Dios nuestro, insufla sobre él (ella) el Espíritu de tu paz, cuida de él (ella) y produce de ese modo los frutos de la fe, la virtud, la sabiduría, la castidad, el dominio propio, el amor, la rectitud, la esperanza, la mansedumbre. , paciencia, paciencia, prudencia y entendimiento en Tu sierva (sierva) para que Él (ella) sea recibido por Ti en el nombre de Jesucristo, creyendo en la Trinidad coesencial, dando testimonio y glorificando Tu dominio, junto con los Ángeles y Arcángeles y toda la hueste celestial, cuidando nuestros corazones por ellos; porque todo te es posible, oh Señor.

Por lo tanto, atribuimos gloria al + Padre, y al + Hijo, y al + Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

+ Bendito es nuestro Dios, siempre, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos.

V. Oremos al Señor.

R. Señor, ten piedad.

Oh Dios de dioses y Señor de señores, Creador de las filas ardientes y Modelador de los poderes inmateriales, el Artífice de las cosas celestiales y terrenales, a quien ningún hombre ha visto ni puede ver, a quien toda la creación teme y ante quien tiembla. , Quien arrojó a la tierra al comandante de ángeles que una vez levantó su cuello y despreció su ministerio en desobediencia, y Quien entregó a las tinieblas de las profundidades del Tártaro a los ángeles que apostataron con él; Concede que este exorcismo realizado en Tu grandioso + Nombre sea terrible para el príncipe del mal y todas sus huestes que cayeron con él desde la luz del cielo. Y ponlo en fuga, y conjúralo a él y a sus demonios para que se vayan del todo, para que no haga daño a la imagen que ha sido sellada contra él, sino más bien para que los sellados reciban la fuerza del poder para hollar serpientes y escorpiones. y sobre todo el poder del enemigo. Porque Tu Santísimo Nombre, del + Padre, y del + Hijo, y del + Espíritu Santo, es himno, magnificado y glorificado con temor por todo lo que respira, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

(Cabading, páginas 182-187)

Exorcismo menor de San Gregorio Nacianceno

 

Oremos al Señor.

Kyrie elesion. (3 veces)

Abogado del Rey Celestial y Espíritu de la Verdad, Tú estás siempre presente y llenas todas las cosas, tesoro de bendiciones, dador de vida, Creador del cielo y de la tierra, de los seres visibles e invisibles.

Tú que has dado a tus discípulos y apóstoles el poder de curar toda enfermedad y malestar de los hombres, con misericordia escúchame, un pecador en este momento y ahuyenta, haz que desaparezca de tu siervo (sierva) N., todo mal e impuro espíritu, toda enfermedad e influencia, a través de las súplicas y oraciones de tus santos apóstoles Pedro y Pablo, Marcos y Lucas, Felipe y Mateo, Juan y Tomás, Andrés y Santiago y todos los apóstoles, los setenta discípulos que pudieron conquistar a señor de este mundo que es el diablo para huir. Envíalos a corretear al lugar preparado para él junto con sus huestes demoníacas para que ya no puedan dañar con el mal a tu siervo (sierva) N.

Escúchenme, Santos Apóstoles, les suplico en este momento que protejan a su siervo (sierva) de toda acción diabólica, en el nombre del + Padre y del + Hijo y del + Espíritu Santo.

Amén.

Oremos al Señor.

Kyrie Eleison. (3 veces)

En el nombre del + Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

Por la gracia del Dios Todopoderoso y de nuestro Señor Jesucristo, te exorcizo espíritu inmundo. ¡Témele a su santo nombre! Te exorcizo en el nombre de Aquel que hizo a la humanidad para entrar en la vida eterna, cuyo nombre es Santo, grande, adorable y asombroso en toda la creación. Te exorcizo en el nombre de Aquel que caminó sobre el agua, que nunca abrumará la tierra seca, en el nombre del Señor que vendrá a juzgar al mundo, cuyo nombre es grande y terrible, que los labios de los hombres no pueden pronunciar. Te exorcizo en el nombre de Aquel que viene del fuego porque es Dios. Al sonido de la trompeta y el cuerno, de cuya aparición los cielos huirán hacia el oeste y aparecerá una nube llameante, las estrellas caerán, luego las tribus y el pueblo se reunirán. Te exorcizo en nombre de Aquel que descenderá a las profundidades de la tierra y romperá las rocas más duras.

Te exorcizo por Aquel que vendrá y colocará su trono en los cielos y la tierra para juzgar a toda la humanidad.

Y tú, espíritu maligno, témele al fuego devorador del Gehena. Témele a Aquel que ha preparado el fuego divino y teme para ti, hacedor de iniquidad. Tiembla ante Aquel que apareció en el río Jordán, a cuya vista el mismo Jordán ocultó su rostro.

Y tú, espíritu maligno, teme y apártate de esta criatura. Te echo fuera en el nombre de Aquel que creó los cielos y la tierra, el mar y todas las criaturas que hay en ellos. Te exorcizo por Aquel que está vestido de luz como con un manto, el único que tiene inmortalidad, que es la luz que nunca se apaga, cuyo nombre es bendito por los siglos de los siglos.

Amén.

Oremos al Señor.

Kyrie Eleison. (3 veces)

 

En el nombre del + Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

Amén.

 

El Señor, grande, poderoso y terrible, los exorciza, poderes adversarios del siervo (sierva) de Dios N. Él exorciza su estirpe de seres oscuros descarados, desvergonzados, camino del engaño, origen del pecado, columnas del infierno, ustedes demonios de las tinieblas, inmundicia del fuego, demonios malignos, del placer bestial, hijos del diablo, poderes adversarios, los que vuelan en el cielo, vuelan en el aire, vuelan en lo etéreo, los que están en la tierra en lugares desérticos, que están en el abismo más bajo, que están en las tumbas, que residen en los bosques donde se caza, que residen bajo las aguas, que se esconden en las montañas, en cuevas, grietas en la roca, en lugares quemados y estériles. , los que descansan en las montañas, en los bosques, los que se sientan en las plazas, los que se encuentran en las calles, los que pasan la noche en los mercados, los que rodean el grupo de casas, los que llenan las fisuras, los que se tapan bajo la sombra de los árboles, que rodean los acantilados, caminando por los barrancos, que nadan en los ríos, que vienen a las fuentes, todos ustedes que vienen de cualquier parte. Dejen ustedes a aquel que fue creado por el aliento de Dios, el Dios cuya venganza no puede ser detenida por ningún obstáculo. Ustedes que están en las profundidades del fuego eterno, en el fuego inextinguible, en la condenación sin fin. Condenados sin piedad con un juicio justo, en la agonía profunda, en el lugar del fuego.

Te exorcizo a ti y a toda tu desvergonzada raza. Te destierro de esta morada, sea hermosa o no. Te destierro de nuestra imagen irracional. No dañes más la imagen, el icono, la criatura, la palabra de Dios. Porque grande es la ira del Señor, grande es su gloria, del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, ahora y por los siglos de los siglos.

 

Amén.

 

Oremos al Señor.

Kyrie Eleison. (3 veces)

Dios, nuestro Dios, exorciza los espíritus malignos del siervo (sierva) de Dios N.

Teman a Cristo nuestro Señor y Salvador, que declaró con buena confesión ante Poncio Pilato, fue abofeteado y golpeado y azotado, burlado con un bastón, fue crucificado, sepultado y resucitó al tercer día según las Escrituras, Con Él mismo resucitó los cuerpos de muchos santos. Él, que se mostró primero a María Magdalena y a la otra María, luego a sus discípulos. El que ascendió al cielo y está sentado a la diestra del Padre y volverá a juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. El que envió a sus discípulos a proclamar la Palabra enviándolos a todas las naciones y a bautizar a los que creen en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Por lo tanto, él te aparta de la humanidad y del siervo (sierva) de Dios N., y de toda su casa, y para que no tengas más contacto con él (ella), para que todos los que creen en Él, glorifiquen. el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, la única Trinidad indivisible, la fuente de toda vida, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

 

(Cabading, págs. 192-195)

Exorcismo menor de San Juan Crisóstomo

 

Oh Dios eterno, que redimiste a la raza de los hombres de la cautividad del diablo, libera a tu siervo (sierva) N. de toda obra de espíritus inmundos. Ordena a los espíritus malignos e impuros y a los demonios que se aparten del alma y el cuerpo de N. tu siervo (sierva) y no se queden ni se escondan en él (ella). Que sean + desterrados de esta la creación de Tus manos en Tu propio santo nombre y el de Tu Hijo unigénito y de Tu Espíritu creador de vida, para que, después de ser limpiado(a) de toda influencia demoníaca, él (ella) viva en santidad, piadoso(a), justo(a) y en rectitud y digno(a) de recibir los santos misterios de tu Hijo unigénito y nuestro Dios, con quien eres + bendecido y glorificado junto con el todo santo, bueno y Espíritu creador de vida ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

Amén.

Oh Tú, que has reprendido a todos los espíritus inmundos y por el poder de tu Palabra has desterrado a la legión, ven ahora, por medio de tu Hijo unigénito, a esta criatura + que has formado a tu propia imagen y líbralo(a) del adversario que lo mantiene en servidumbre, para que, recibiendo Tu misericordia y purificándose, él (ella) pueda unirse a las filas de Tu santo rebaño y ser preservado(a) como templo vivo del Espíritu Santo y pueda recibir los Misterios divinos y santos. mediante la gracia, la compasión y la bondad amorosa de Tu Hijo unigénito, con quien eres bendecido junto con Tu Espíritu todo santo, bueno y creador de vida, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

Amén.

Te suplicamos, oh Señor, Dios Todopoderoso, Altísimo, Rey imperturbable y pacífico. Te suplicamos a Ti, que has creado el cielo y la tierra, porque de Ti ha salido el Alfa y el Omega, el principio y el fin, Tú que habías ordenado que las bestias cuadrúpedas e irracionales estuvieran sometidas al hombre, porque Tú los has sometido. Señor, extiende Tu mano poderosa y Tu brazo sublime y santo y en Tu cuidado vigilante mira a esta Tu criatura y envía sobre él (ella) un + ángel de paz, un ángel poderoso, un guardián del alma y del cuerpo, que aeeprende y aleja de él (ella) a todo demonio malo e inmundo, porque solo Tú eres el Señor, Altísimo, Todopoderoso y + bendito por los siglos de los siglos.

Amén.

¡Hacemos esta gran, divina, santa y asombrosa invocación y súplica, oh diablo, por tu expulsión, así como esta reprimenda por tu total aniquilación, oh apóstata! Dios que es santo, sin principio, atemorizante, invisible en esencia, infinito en poder e incomprensible en divinidad, el Rey de gloria y Señor Todopoderoso, + ¡Él te reprenderá, diablo! Aquel que compuso bien todas las cosas por su Palabra de la nada a la existencia; El que camina sobre las alas del aire. + ¡El Señor te reprende, diablo! El que invoca las aguas del mar y las derrama sobre la faz de toda la tierra. Señor de los ejércitos es su nombre. Oh diablo: + ¡el Señor te reprende! Aquel que es ministrado y alabado por innumerables órdenes celestiales y adorado y glorificado con temor por multitudes de huestes angelicales y arcangélicas. Oh Satanás: + ¡el Señor te reprende! Aquel que es honrado por los poderes circundantes, los temibles Querubines y serafines de seis alas y muchos ojos que cubren sus rostros con dos alas debido a Su divinidad inescrutable e invisible y con dos alas cubren sus pies, para que no sean cauterizados por Su indecible Gloria y majestad incomprensible, y con dos alas vuelan y llenan los cielos con sus gritos ¡El cielo y la tierra están llenos de Tu gloria!

¡Atiende diablo, el + Señor te reprende! Aquel que descendió del seno del Padre y, a través de la santa inexpresable, inmaculada y adorable Encarnación de la Virgen, apareció inefablemente en el mundo para salvarlo y arrojándote del cielo en su poder autoritario y mostrándote un paria ante todos los hombres.

¡Atiende a Satanás, el + Señor te reprende! Aquel que dijo al mar, calla, aqiétate y al instante se calmó a su mandato. Oh diablo: ¡el Señor te reprende! El que hizo barro con su saliva inmaculada y remodeló el miembro falto del ciego de nacimiento y le dio la vista. Atiende diablo: ¡El Señor te reprende! El que por su palabra resucitó a la hija del príncipe de la sinagoga, arrebató al hijo de la viuda de la boca de la muerte y lo entregó sano y salvo a su propia madre. Diablo: ¡El + Señor te reprende! El Señor, que resucitó a Lázaro de entre los muertos en cuatro días, ileso, como si no hubiera muerto, y sin mancha para el asombro de muchos.

Atiende a Satanás: ¡El + Señor te reprende! Aquel que destruyó la maldición con el golpe en Su rostro y con la lanza en Su costado inmaculado, levantó la espada llameante que custodiaba el Paraíso. Diablo: ¡El + Señor te reprende! Aquel que secó todas las lágrimas de todos los rostros escupiendo sobre su preciosa imagen expresada. Diablo: ¡El + Señor te reprende! Aquel que puso Su Cruz como apoyo, la salvación del mundo, a tu caída y la caída de todos los ángeles debajo de ti.

Atiende Diablo: ¡El + Señor te reprende! Aquel que habló desde Su Cruz y la cortina del templo se partió en dos, y las rocas se partieron y los sepulcros se abrieron y los que estaban muertos de los siglos fueron resucitados. Diablo: ¡El + Señor te reprende! Aquel que por la muerte dio muerte a la muerte y por su resurrección concedió la vida a todos los hombres. ¡Que el + Señor te reprenda, Satanás! Es Él quien descendió al Hades y abrió sus tumbas y liberó a los prisioneros en él, llamándolos a Él; ante quien los porteros del Hades se estremecieron al verlo y, escondiéndose, se desvanecieron en la angustia del Hades. ¡Que el + Señor te reprenda, diablo! Es Cristo nuestro Dios, que resucitó de entre los muertos y concedió su resurrección a todos los hombres. ¡Que el + Señor te reprenda, Satanás! Aquel que en gloria ascendió a los cielos a su Padre, sentado a la derecha de majestad en el trono de gloria. Diablo: ¡Que el + Señor te reprenda! El que volverá con gloria sobre las nubes del cielo con sus santos ángeles para juzgar a vivos y muertos. Diablo: ¡Que el + Señor te reprenda! Aquel que ha preparado para ti fuego inextinguible, gusano que no duerme y tinieblas de afuera para castigo eterno.

Atiende diablo: ¡Que el + Señor te reprenda! Porque ante Él todas las cosas se estremecen y tiemblan ante el rostro de Su poder y la ira de Su advertencia sobre ti es incontenible. Satanás: ¡El + Señor te reprende por Su terrible nombre! ¡Tiembla, estremécete, ten miedo, vete, sé completamente destruido, sé desterrado! Tú que caíste del cielo y junto contigo todos los espíritus malignos: todo espíritu maligno de lujuria, el espíritu de maldad, un espíritu diurno y nocturno, un espíritu de mediodía y de noche, un espíritu de medianoche, un espíritu imaginativo, un espíritu de encuentro, ya sea de la tierra seca o del agua, o uno en un bosque, o entre los juncos, o en las trincheras, o en un camino o en un cruce, en lagos o arroyos, en las casas, o uno que se rocía en los baños y cámaras, o uno que altera la mente del hombre.

¡Apártate + rápidamente de esta criatura del Creador Cristo nuestro Dios! Y aléjate del siervo (de la sierva) de Dios N., de su mente, de su alma, de su corazón, de sus riendas, de sus sentidos, de todos sus miembros, para que él (ella) sea íntegro, sano y libre, conociendo a Dios, su propio Maestro y Creador de todas las cosas, Aquel que reúne a los descarriados y que les da el sello de la salvación mediante el renacimiento y la restauración del divino Bautismo, para que pueda ser considerado digno de sus inmaculados, celestiales y asombrosos Misterios y pueda unirse a su verdadero redil, habitando en un lugar de pasto y nutrido de las aguas del reposo, guiado pastoralmente y con seguridad por la vara de la cruz + para el perdón de pecados y la vida eterna.

Porque a + Él pertenece toda gloria, honor, adoración y majestad junto con Tu Padre sin principio + y Su Espíritu todo santo, bueno y vivificante, + ahora y siempre, y por los siglos de los siglos.

Amén.

 (Cabading, Manual católico de oraciones para la liberación espiritual y el exorcismo, 188-199)

Minor Exorcism From Mechlin Pastorale

 

Sacerdos indutus ut suprá, dicit:

 

V. In nómine Patris, + et Filii, + et Spiritus + Sancti.

R. Amen.

 

Nos cum prole pia benedícat Virgo Maria. Ecce Cru+cem Domini, fúgite partes adversae; vicit leo de tribu Juda, radix David.

 

V. Dómine exáudi oratiónem meam.

R. Et clamor meus ad te véniat.

V. Dóminus vobiscum.

R. Et cum spiritu tuo.

 

Orémus.

Deus Angelórum, Deus Archangelórum, Deus Prophetárum, Deus Mártyrum, Deus confessórum, Deus Virginum, Deus et Pater Dómini nostri Jesu Christi, invoco nomen sanctum tuum, ac praeclárae majestátis tuae cleméntiam suppliciter expósco; ut mihi auxílium praestáre dignéris advérsus hunc nequíssimum spiritum, et omnem qui vexat hoc plasma tuum. Per eumdem Christum Dóminum Nostrum.

R. Amen.

 

Exorcízo te immúnde spiritus, omnis incúrsio adversárii, omnis ira, omne phantásma, omnis légio, in nómine Dómini nostri Jesu Christi eradicáre, et effugáre ab hoc plasmate Dei. Ipse tibi imperat, qui te de supérnis caelórum in inferióra terrae demérgi praecépit. Audi ergo, et nunc sátana victus et prostrátus abscéde, in nómine Dómini nostri Jesu Christi. Tu ergo nequíssime sátana, inimíce fidei, hostis géneris humáni, mortis addúctor, vitae raptor, justitiae declinátor, malórum radix, fomes vitiórum, sedúctor hóminum, próditor géntium, incitátor invídiae, orígo avarítiae, causa discórdiae, excitátor dolórum, malórum magister, quid stas et resistis, cúm scias Deum tuas perdere vires? Illum métue, qui in Isaac est immolátus, in Joseph venumdátus, in agno occísus, in hómine crucifixus, deinde inferni triumphator éxstitit gloriósus. Recéde ergo in nómine Pa+tris, et Fí+lii, et Spiritus + Sancti. Da locum Spiritui sancto, per hoc signum sanctae Crucis, + (híc signet Cruce frontem obsessi) Dómini nostri Jesu Christi: qui cum Patre et Spiritu sancto vivit et regnat Deus, per omnia saecula saeculórum.

R. Amen.

 

Si nondum recesserit spiritus malignus, Sacerdos prosequitur.

 

V. Dóminus vobiscum

R. Et cum spiritu tuo.

 

Orémus.

Deus cónditor et defénsor humáni géneris, qui hóminem ad imáginem tuam formásti: réspice super hunc famulum tuum (vel hanc famulam tuam) N. qui (vel quae) dolis invidi serpentis appétitur, quem (vel quam) vetus adversárius, antíquus hostis terrae, formídinis horróre circúmvolat, et sensum mentis humánae stupóre defigit, terróre contúrbat, et metu trépidi timóris exágitat. Repélle Dómine virtútem diáboli, fallacésque eius insidias ámove: procul impius tentátor aufúgiat. Sit nóminis tui signo Crucis + (in fronte) famulus tuus munítus, (vel famula tua muníta,) et in anima tutus (vel tuta) et córpore.

 

Híc ter faciet signum Crucis in pectore, dicens:

Tu péctoris huius + intérna custódias. Tu víscera + regas. Tu corda + confirmes. In anima adversatrícis potestátis tentaménta evanéscant. Da Dómine ad hanc incovatiónem sanctissimi Nóminis tui grátiam, ut qui hucúsque terrébat, térritus aufúgiat et victus abscédat, tibíque possit hic fámulus tuus (vel haec fámula tua) et corde et mente praebére famulátum. Per Christum Dóminum nostrum.

R. Amen.

 

Adjúro te serpens antíque, per Júdicem vivórum et mortuórum, per factórem tuum, per factórem mundi, per eum qui habet potestátem mittendi te in gehénnam; ut ab hoc fámulo (vel hac fámula) Dei N. qui (vel quae) ad Ecclesiae sinum recúrrit, festínus discédas. Adjúro te iterúm, non mea infirmitáte, sed virtúte Spiritus sancti, ut desistas ab hoc fámulo (vel hac fámula) Dei N. quem (vel quam) omnípotens Deus ad imáginem suam fecit. Cede igitur, cede non mihi, sed ministro Christi. Illius enim te urget potestas, qui te, affixus Cruci, subjugávit.  Illius bráchium contremísce, qui devictis gemítibus inférni, animas ad lucem perdúxit. Sit tibi terror corpus hóminis; sit tibi formído imágo Dei. Ne resistas, nec moréris discédere ab hómine, quóniam complácuit Deo in hómine habitáre. Et ne contemnéndum me putes, dum me peccatórem esse cognóscis imperat tibi Deus. + Imperat tibi majestas Christi. + Imperat tibi Deus Pater. + Imperat tibi Deus Filius. + Imperat tibi Deus Spiritus Sanctus. + Imperat tibi fides Apostolórum Petri et Pauli, et ceterórum Sanctórum. + Imperat tibi Mártyrum sánguis. + Imperat tibi Sacraméntum Crucis. + Imperat tibi mysteriórum virtus. + Exi ergo transgréssor, exi sedúctor, plene omni dolo et fallácia, veritátis inimíce, innocéntium persecútor. Da locum duríssime, da locum impiissime, da locum Christo, in quo nihil invenísti de opéribus tuis, qui te spoliávit, qui regnum destrúxit, qui te victum ligávit, et vasa tua dirípuit, qui te projécit in ténebras, ubi tibi cum ministris tuis erit praeparátus intéritus. Sed quid truculénte recógitas? Quid temerárie retráctas? Reus omnipoténti Deo es, cuius statúta transgressus es. Reus es Filio eius Jesu Christo Dómino nostro, quem tentáre ausus es, et crucifigere praesumpsisti. Reus es humáno géneri, cui tuis persuasiónibus mortis fructum propinásti.

 

Si adhuc non cessaverit aut recesserit, prosequitur Sacerdos.

 

V. Dóminus vobiscum.

R. Et cum spiritu tuo.

 

Orémus.

Domine sancte, Pater omnípotens, aetérne Deus: Hosánna in excélsis, Pater Domini nóstri Jesu Christi, qui illum réfugam, tyránnum et apóstatam gehénnae ignibus deputásti, qui Unigénitum tuum in hunc mundum misisti, ut illum rugiéntem contéreret: velóciter atténde, accélera, ut erípias hóminem ad imáginem et similtúdinem tuam creátum, á ruína et daemónio meridiáno. Da Dómine terrórem tuum super béstiam, quae extérminat víneam tuam; da fidúciam servis tuis, contra nequíssimum dracónem pugnáre fortíssimé, ne contemnat sperántes in te, et ne dicat, sicut in Pharaóne iam dixit: Deum non novi, et Israel non dimíttam. Urgeat illum déxtera tua, potens expéllere á famulo tuo (vel famula tua) N. ne diútius captívum praesúmat tenére hóminem, quem tu ad imáginem tuam fácere dignátus es, et in Filio tuo redemísti. Qui tecum vivit et regnat.

R. Amen.

 

Adjúro ergo te, draco nequissime, in nómine Agni immaculáti, qui ambulávit super áspidem et basilíscum, qui conculcávit leónem et dracónem: ut discédas + ab hómine, discédas ab Ecclésia. + (Hic producit signum Crucis super circumstantes) Contremisce, et effúge invocáto nomine Domini, quem inferi tremunt, cui Virtútes caelórum, Postestátes et Dominatiónes subjéctae sunt, quem Chérubim et Séraphim indeféssis vócibus laudant. Imperat tibi Verbum Caro factum. + Imperat tibi natus ex Virgine. + Imperat tibi Jesus Nazerenus, + qui te, cúm discipulos eius contémneres, elísum atque prostrátum exíre praecépit ab hómine; quo praesente, cúm te ab homínibus separásset, nec porcórum gregem contíngere prasumébas. Recéde ergo nunc adjurátus in nomine eius ab homine quem ipse plasmávit. Durum est tibi velle resistere, durum est tibi contra stímulum calcitráre: qui quantó tárdius exis, tantó magís tibi supplícium crescit: quia non homines contémnis, sed illum, qui ventúrus est judicáre vivos et mórtuos, et saeculum per ignem.

R. Amen.

 

Si oppressus nondum fuerit liberatus, prosequitur Sacerdos

 

V. Dominus vobiscum.

R. Et cum spiritu tuo.

 

Oremus.

Omnipotens Dómine, Verbum Dei Patris, Christe Jesu, Deus et Dóminus universae creatúrae, qui sanctis Apostolis tuis dedísti potestátem calcándi super serpéntes et scorpiónes; qui inter cétera mirabílium tuórum praecépta, dignátus es docére, daemones effugáre; cuius virtúte motus tamquam fulgur de caelo sátanas cécidit: tuum sanctum nomen cum timóre et tremóre supplíciter déprecor, ut indignissimo mihi servo tuo, data vénia omnium delictórum meórum, confidentiam et possibilitátem donáre dignéris, ut hunc crudélem dracónem, bráchii tui sancti munítus poténtia, fiduciáliter et securé aggrédiar: per te Jesu Christe Dómine Deus noster: qui ventúrus es judicáre vivos et mórtuous, et saeculum per ignem.

R. Amen.

 

Adjúro ergo te omnis immundissime spiritus, omne phantásma, omnis incúrsio sátanae, in nómine Jesu Christi + Nazeréni, qui post lavácrum Jordánis in desertum ductus est, et te in tuis sedibus vinxit, ut quem de limo terrae ad honórem glóriae suae formávit, tu desinas impugnáre; et in hómine miserábili, non humánam fragilitátem, sed imáginem omnipotentis Dei contremíscas. Cede ergo Deo, qui te, humiliáto famulo suo Job, in servitútem redégit. Cede Deo, qui et malítiam tuam in Pharaóne et in eius exércitu per Moysen servum suum in abyssum demérsit. Cede Deo, qui te per Daniélem púerum suum perdidit, et dracónem prostrávit. Cede Deo, qui te per fidelíssimum servum suum David, de rege Saúle spirituálibus canticis pulsum fugávit. Cede Deo, qui te in Juda Iscárioth proditóre damnávit. Ille enim te divínis verbéribus angit, in cuius conspectu cum tuis legiónibus tremens et clamans dixísti: Quid nobis et tibi fili David? venisti ante tempus torquére nos? Ille te perpetuis flammis urgeat, qui in fine temporum dictúrus est impiis: Ite maledíciti in ignem aeternum, quem praeparávit Pater meus diábolo et angelis eius. Tibi enim impie, et angelis tuis vermes erunt, qui numquam moriuntur. Tibi et angelis tuis praeparátur inextinguíbile incendium, quia tu es princeps maledícti homicídii, tu auctor incaestus, tu sacrilegórum caput, tu artium pessimárum magister, tu haereticórum doctor, tu totius obscoenitátis inventor. Exi ergo ímpie, + exi sceleráte + exi cum omni fallácia tua, quia hóminem templum suum voluit esse Deus. Sed quid diútius moráris híc? Da honórem Deo Patri omnipotenti, + cui omne genu flectitur. Da locum Dómino Jesu Christo, + qui pro hómine sanguinem suum sacratissimum fudit. Da locum Spiritu sancto, + qui per beátum Apostolum suum Petrum te manifesté stravit in Simóne mago: qui falláciam tuam in Ananía et Saphíra condemnávit: qui te in Heróde rege honórem Deo non dante percússit: qui te in Elima mago, per Apóstolum suum Paulum caecitatis caligine perdidit: et per eúmdem de Pythoníssa, verbo imperans, exíre praecepit. Discéde ergo nunc, + discéde sedúctor. + Tibi erémus sedes est, tibi habitátio serpens est. Humiliáre et prostérnere, iam non est differéndi tempus. Ecce enim dominátor Dóminus próximat citó, et ignis ardébit ante ipsum, et praecédet, et inflammábit in circúitu inimícos suos. Si enim hóminem fefélleris, Deum non póteris irridére. Ille te éjicit, cuius óculis nihil occúltum est: ille te expéllit, cuius virtúti univérsa subjécta sunt: ille te exclúdit, qui tibi et ángelis tuis praeparávit aeternam gehennam; de cuius ore exiet gládius bis acútus: qui ventúrus est judicáre vivos et mórtuos, et saeculum per ignem.

R. Amen.

 

Possunt legi Psalmi: Deus in adjutórium. In Dómino confido, et Quid gloriáris in malitia. Item Litaniae cum Precibus suis, et Orationibus.

 

 

Taken from Pastorale Rituali Romano (click for link). PP. 275-284

Otras oraciones católicas orientales para romper el poder de cualquier acción mágica y diabólica

 

 

Oremos al Señor.

Señor ten piedad. (3 veces)

Los exorcizo, demonios malignos, en el nombre del + Padre y del + Hijo y del + Espíritu Santo, en el nombre de todos los poderes angelicales, apóstoles portadores de Dios, los 144.000 mártires, para que ya ustedes no tengan control y poder sobre el siervo (sierva) de Dios N., o su familia.

Huyan demonios miserables y perversos en este mismo momento, porque el Señor los hará derretir como cera ante Él, huyan de cualquier acción porque han perdido su autoridad y poder para hacer el mal, o lastimar el cuerpo y la mente, o dañar a cada miembro de su familia u hogar. Les mando en el nombre de Aquel que ha de juzgar a vivos y muertos y al mundo con fuego.

Amén.

 

Oremos al Señor.

Señor, ten piedad (3 veces)

Señor nuestro, Dios Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra, tú que aceptas el arrepentimiento de los pecadores y de los que piden perdón. Tú que eres misericordioso, concédeme perdón, a mí, tu indigno servidor, de mis pecados, porque soy un hombre.

Oh Dios de Abraham, Dios de Isaac, Dios de Jacob, Dios de Moisés, Dios del cielo y de la tierra, Dios los Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael y de todas las huestes angelicales, de los Querubines, Serafines, Tronos, Dominios, Virtudes , Potencias, Principados, Dios de todos los Profetas, Patriarcas, Mártires, Confesores y Vírgenes, a través de las oraciones del santo apóstol Felipe, protege a Tu siervo (sierva) N., de toda forma de actos ilícitos, de todo hechizo, del maligno y sus siervos, de los hombres y mujeres malos. Que no sufra ningún mal, sea de mañana o de noche, en el mar o en la carretera, en lugares solitarios, en la Iglesia o en la casa, en los pueblos, o en las aldeas, en el campos o en cualquier lugar. Que no sufra daños en la vista o el oído, comiendo o bebiendo, durmiendo o despierto, descansando o trabajando, en la alegría o en la tristeza, o cuando cambie la luna. Que él (ella) no pueda sufrir daños en la cabeza, mente y espíritu, cabello, cara, ojos, boca, lengua, dientes, cuello, hombros, pecho, manos, brazos, dedos, pulmones, ingle, hígado, estómago e intestinos, bilis, sangre, músculos, piel, riñones, todas las partes internas y externas del cuerpo, de la cabeza a los pies.

Oh Señor Todopoderoso, escúchame, pecador, y libera a tu siervo (sierva) de todo mal, hechicería, encantamiento y daño. Como has liberado a Adán y Eva del infierno, a Pedro de la prisión, a Pablo desatado por el Espíritu Santo de las cadenas, a a Susana de los falsos testigos, a Lucía del seductor, al paralítico del lecho, a Lázaro del sepulcro, al pueblo de Israel del mar, a Lot de la ciudad de Sodoma, a los tres jóvenes del horno, a Daniel de los leones, a David de la muerte, Noé del diluvio, a María Magdalena de los siete espíritus inmundos, al evangelista Juan de aceite hirviendo y veneno. Oh Señor, salva a Tu siervo (sierva) de cada maleficio, hechizo, poción y toda acción maligna, del enemigo tanto visible como invisible, para que ya no tenga autoridad y poder para hacer daño. Para que la paz de tu Hijo Unigénito esté con tu siervo (sierva) y con nosotros. Amén.

 

Oremos al Señor.

Señor ten piedad. (3 veces)

Señor y Dios Todopoderoso, creador de toda la tierra, acepta las oraciones que se elevan a Ti por Tu siervo (sierva) N., y ahuyenta a los enemigos visibles e invisibles, a todas sus legiones, su malicia, vanidad y toda enfermedad debilitante, para que ya no puedan tener ningún poder; ni autoridad sobre él (ella) para controlar u oprimir, porque él (ella) confía en ti, oh Señor, y nosotros con él (ella), no deseamos ser deshonrados por la eternidad. Libéralo(a), pues, con tu poder y tu justicia.

Por la intercesión y las oraciones de la gloriosa y bendita Nuestra Señora, la Madre de Dios y siempre Virgen María, con el poder de la Cruz vivificante, mediante la protección de los santos ángeles incorpóreos, invisibles, honorables e inmateriales, por intercesión del glorioso profeta y precursor Juan el Bautista, de todos los gloriosos santos mártires, portadores de la victoria, de los Padres milagrosos y del pobre médico santo Cosme y Damián, los justos antepasados ​​de Cristo, Joaquín y Ana y todos los santos.

Amén.

 

Oremos al Señor.

Señor ten piedad. (3 veces)

Dios Eterno y Todopoderoso, Tú que has liberado al que es obra de Tus manos de la malicia del diablo y sus legiones, envía sobre Tu siervo (sierva) Tu Espíritu Santo, el Espíritu de Sabiduría, el Espíritu de Voluntad y Autoridad, el Espíritu de ciencia y piedad, el Espíritu de reverencia del Señor, y señálalo(la) con la Cruz de Cristo por los siglos de los siglos.

Amén.

 

Oremos al Señor.

Señor ten piedad. (3 veces)

Por la pasión salvadora de nuestro Señor Jesucristo, por el poste al que estaba atado, por la corona de espinas, el manto de púrpura, la cruz venerable y los clavos que lo traspasaron, por la toalla con la que bebió la bebida de vinagre. y la lanza que abrió su costado, por los ultrajes, insultos y burlas que se le han lanzado, por su clamor en la cruz, y el arrepentimiento del ladrón crucificado con él, hasta el descenso al sepulcro, la resurrección, la aparición, la ascensión a los cielos, y por el don del Espíritu Santo dado a los discípulos y apóstoles, por el santo bautismo que nos ha salvado y continúa salvándonos, por el aceite de la santa unción y el santo crisma, por los santos misterios del Divina Liturgia, por la confesión que nos libera del poder del diablo, por el Santísimo Cuerpo y la Preciosa Sangre, y por todos los misterios de la santificación de la santa Iglesia de Dios, por el espantoso exorcismo utilizado hasta ahora y que continuará siéndolo, por el texto del Santo Escrituras, en el nombre de aquellos entre nosotros que tienen el poder de erradicarlos del cuerpo de todo hombre, por todo esto exorcizaré, desarraigaré y desterraré el espíritu inmundo, y todos los espíritus impuros y malignos con ustedes, todos los Fuerzas del diablo, tus grandes reglas Satanás, seas maldito y sufre en todo lugar, en el aire, el agua, la tierra, por tu magia tu adivinación, tienes que sufrir los dolores más insoportables y persistentes si no huyes y dejas el cuerpo de este(a) siervo (sierva) de Dios N.

Amén.

 

Oremos al Señor.

Señor ten piedad. (3 veces)

Yo te exorcizo, espíritu inmundo, Satanás, Belcebú, enemigo de nuestra fe y del género humano. Tú que traes la muerte, robas la vida, aborreces la justicia, inventor del engaño de toda impureza. Tú que arrancas del corazón del hombre el temor reverencial de Dios, tú que gobiernas la concupiscencia, que es la causa de todos los celos y discordias, tú que despiertas a los demonios y enseñas el mal. Yo exorcizo tu hechicería, apariciones fantasmales, las hordas de demonios; en el nombre más poderoso de Jesucristo, cállate, corre, huye, deja a esta criatura de Dios.

Te reprendo y te mando, te expulso del cielo y te destierro a las profundidades del inframundo. Oh Satanás, teme el nombre de + Jesucristo. Huye en el nombre del + Padre, del + Hijo, del + Espíritu Santo. Deja lugar al Espíritu Santo, por la señal de la cruz + de Nuestro Señor Jesucristo, que reina gloriosamente con el Padre y el Espíritu Santo.

Amén.

 

Oremos al Señor.

Señor ten piedad. (3 veces)

(La señal de la cruz se hace en el pecho de la víctima)

Oh venerable y santísima + Cruz, protectora de toda la tierra, la belleza de las Iglesias, protege el interior y exterior del cuerpo de tu siervo (sierva) N. Haz de esta criatura de Dios buena y hermosa de nuevo, como era originalmente, creada a imagen de Dios. Con el firme apoyo del rey que reina sobre él (ella). Oh fortaleza de los fieles, sostén su corazón en los mandamientos divinos. Fortifícalo(a) en el temor reverencial de Dios, concede, oh Señor, Tu gracia a nuestras oraciones. Para que el diablo terrible le tenga miedo y lo(la) deje a quien ha infligido terror; ahora permite que el adversario se aterrorice.

Amén.

 

Oremos al Señor.

Señor ten piedad. (3 veces)

Te exorcizo orgulloso, dragón, diablo maligno, para que salgas de este siervo (sierva) de Dios N., en el nombre de nuestro Señor y Dios Jesucristo, Hijo de Dios Padre, El que nos dio el poder de ahuyentar  los escorpiones, serpientes y toda fuerza maligna, salgan entonces, salgan y huyan.

Porque te exorcizo en el nombre de Aquel que es temido en toda la tierra, Aquel a quien toda la tierra obedece,

Uno a quien todas las huestes celestiales cantan himnos sin fin. Es Él quien te manda y te regaña, el Hijo y Verbo de Dios, quien se hizo carne por su inestimable amor, quien nació de la Santísima Virgen María, Madre de Dios, quien se hizo hombre por nosotros, el perfecto Dios-hombre, Jesucristo de Nazaret, el que te dijo que salieras del hombre y entraras en la piara de puercos, que ni siquiera te atreviste a venir con tus fuerzas sin su voluntad.

¡Vete y luego huye de Su nombre! Es difícil para ti moverte con los pies clavados, oh diablo, pero cuanto más te demores, más serás torturado en el infierno para siempre. Porque si no sales, no me desprecias a mí, sino a nuestro Señor que te hizo, que tiene poder sobre los vivos y los muertos, el que te hizo ineficaz en Job, a pesar de sus dolores, su enfermedad y sus heridas.

Sométete, pues, a Aquel que te ha sometido por medio de los santos profetas Samuel, David y Daniel. Ríndete a nuestro Señor Jesucristo, porque cuando lo viste, dijiste con temor: "Hijo de Dios, ¿has venido a atormentarnos?" Él te condenará al fuego eterno, el fuego que recibirás junto con tus legiones. Apártate, pues, maldito, de este hombre (mujer); sal, porque nuestro Señor ha hecho al hombre para que sea su digno templo y su morada. ¿Por qué demoras, diablo, en irte? ¿Rechazas, por tanto, la gloria del Todopoderoso, ante el cual se postran todos los seres en los cielos y en la tierra? Deja este lugar, maldito diablo, porque Cristo, con el Padre y el Espíritu Santo, viene y pone su morada en él (ella). Porque derramó su sangre y se ofreció a sí mismo por el hombre en la cruz. Sal, pues, huye, el desierto que te espera, Satanás avergonzado, serpiente vil. No te resistas al Señor, tu Rey Soberano porque vendrá pronto, sin demora, a juzgar los cielos y la tierra.

Él te castigará con todas tus legiones, arrojándote al fuego del Gehena, en la oscuridad del abismo, donde hay un gusano que roe y el fuego que nunca se apaga. Él es quien te arroja, Él que inspira temor en toda la tierra, y por eso, por lo tanto, te exorcizo y te reprendo para que te apartes del hombre (mujer) N., si es que en verdad moras en él (ella). Pero si no haces esto, y desprecias mi oprobio, no lo haces conmigo, un sacerdote indigno e indigno, sino con el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, y Él, que vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos, es Él quien te arrojará junto con tus legiones en el infierno para siempre, que nunca termina, ni disminuye, por el contrario, siempre aumenta.

Te exorcizo, como ya he dicho, por el nombre temible de + Dios, que ha quebrantado la piedra, que no pudiendo soportarlo se rompió, deja a este hombre (mujer).

Te exorcizo, te mando, te reprendo, porque tengo la autoridad de Dios nuestro Salvador. Les arrojo a ustedes y a todos los ángeles caídos el anatema de su orgullo. Te mando, te reprendo, y te exorcizo junto con todos los demonios malignos, que te sometas a nosotros y te salgas de este siervo (sierva) de Dios N. No lo (la) molestes más, sino huye de él (ella), su familia, su entorno y de todos los cristianos.

Amén. 

(Repita según sea necesario con autoridad y fe)

 

Tú, Oh Señor Dios nuestro, Padre que existe desde la eternidad, el Hijo, co-eterno y consustancial con el Espíritu Santo, castiga sin piedad a estos demonios malvados. Tíralos al fuego del Gehena sin perdón. No los liberes nunca más para que no opriman más a Tus siervos, los cristianos.

Porque bendito es Tu nombre para Tu pueblo del + Padre, el + Hijo y el + Espíritu Santo es siempre ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

Amén.

 

(Cabading, págs. 199-208)

Rompiendo maldiciones del Ocultismo

 

Ato en la Preciosísima Sangre de Jesús todas y cada una de las maldiciones, pactos, hechizos, sellos, maleficios, vejaciones, desencadenantes, trances, votos, bendiciones demoníacas, vudú o cualquier otra esclavitud demoníaca enviada contra N. o contra mí, o cualquier otra esclavitud demoníaca. de nuestros seres queridos o de cualquiera de nuestras posesiones; Los ato a todos y los quebranto en el Nombre del Padre y del Hijo + y del Espíritu Santo. (Tres veces)

 

Otra forma 

Cualquier espíritu maligno asociado con todas y cada una de las maldiciones, pactos, hechizos, sellos, maleficios, vejaciones, desencadenantes, trances, votos, bendiciones demoníacas, vudú o cualquier otra esclavitud demoníaca enviada contra N. o contra mí, o contra cualquiera de nuestros seres queridos. o cualquiera de nuestras posesiones, tú y todos tus espíritus compañeros en el Nombre de Jesús, por Su Preciosa Sangre y la autoridad de mi sacerdocio [con la autoridad que me ha otorgado Jesucristo y Su Iglesia], los ato por separado e individualmente y rompo todos los sellos: estás atado y los sellos están rotos en el Nombre del Padre y del Hijo + y del Espíritu Santo. (Tres veces)

(Ripperger, Exorcismos menores, p. 345.)

Oración contra las represalias del poder del mal

 

Nos cubrimos con la Sangre de Jesucristo a través de la señal de Su Cruz vivificante +. Empapamos a nuestras familias, nuestras relaciones, nuestra casa, nuestra oficina, nuestra comida, nuestros recursos financieros, nuestros amigos y simpatizantes con la Sangre poderosa de nuestro Señor Jesucristo.

Cubrimos todo el aire, toda la tierra y todo el mar con la Sangre de Jesucristo. Satanás, está escrito en Apocalipsis 12: “Y lo vencieron por la sangre del Cordero y con su palabra y con su testimonio”. Usamos la Sangre de Jesús para cubrirnos ahora.

En el + Nombre de Jesús, rompemos todo poder de las tinieblas que nos ha enredado. Destruimos toda la red de Satanás contra nosotros. Nos libramos de todos los poderes de las tinieblas contra nosotros.

En + el nombre de Jesús, destruimos y anulamos todas las maldiciones, pactos y la iniciación de Satanás y sus agentes contra nosotros. Destruimos cualquier hechizo, encantamiento, maldición, pacto, iniciación y manipulación de cualquier espíritu negativo.

En el poderoso nombre de Jesucristo +, Padre, venimos contra todos los demonios que Satanás ha asignado para atacarnos espiritual o físicamente. Está escrito en el libro de Isaías: "Ningún arma que se forme contra mí prosperará, y toda lengua que se levante contra mí en juicio, la condenaré".

En el nombre de Jesucristo + Cristo, venimos contra todos los poderes de las tinieblas en el sueño. Atamos y echamos fuera a los demonios que nos atacan a través de los sueños.

Firmados, sellados y protegidos por Dios y escondidos en Cristo, sabemos que nada puede separarnos del amor, el gozo y la paz de Dios.

Padre Nuestro …

+ en el Nombre del Padre y del Hijo y del espíritu Santo

R. Amén

Oración para la sanación de los recuerdos

 

Pregúntele a la persona qué tipo de problema tiene. ¿Es emocional / psicológico, físico o espiritual? Usted tiene que pedirle a la persona que vuelva al recuerdo y que reviva y vuelva a crear el recuerdo. El poder de la memoria en el inconsciente tiene la capacidad de recrear el impacto físico o emocional que experimentó la persona en el momento del incidente.

 

Entonces usted comienza a sanar la memoria en el Nombre de Jesús. Por ejemplo, "¿alguna vez fue víctima de abuso verbal, físico, sexual, psicológico o de otro tipo?" si la respuesta es "sí", entonces diga:

Por favor, regresa ahora mismo a ese recuerdo... e invita a Jesús a que esté contigo... Enfoca tu atención en el recuerdo ... y trata de revivirlo por unos momentos ...

 

En el nombre de Jesucristo el Nazareno, el que ha venido en carne, yo sano ese recuerdo, y ordeno que ese recuerdo sea completamente sanado, en el Santo Nombre de Jesús, y ato todos los espíritus de (nombre los espíritus que serán atado y expulsado en el nombre de Jesús).

 

Yo ordeno que la memoria sea completamente sanada en tu mente inconsciente, en el Santo Nombre de Jesús..., que sea eliminada de tu mente inconsciente, en el Santo Nombre de Jesús y que todas tus memorias conectadas con ese evento sean completa y perfectamente sanadas en el nombre de Jesús.

(Repita estos 3 pasos si es necesario)

En el Nombre de Jesucristo el Nazareno, ese recuerdo ahora está sanado y ha desaparecido por completo de tu mente inconsciente, en el Santo Nombre de Jesús.

R. Amén

Oración por alguien que ha comido algo contaminante

Oh Maestro, Señor Dios nuestro, que habitas en las alturas y que miras a los humildes:

Tú, que eres honrado en los santos, alabanza de Israel, inclina tu oído y escúchanos a los que te suplicamos Otorga también perdón a Tu siervo (sierva), N., que ha probado y comido carne inmunda (o comida impura o cualquier cosa tomada de los o que de alguna manera esté ligada a espíritus inmundos), que Tú has prohibido comer en Tu santa ley; perdónelo a quien haya participado de tal manera involuntariamente. Y considéralo digno de participar sin condenar de Tus asombrosos Misterios, el precioso Cuerpo y Sangre de Tu Cristo, y que él (ella) sea liberado(a) de tomar cualquier cosa inmunda, y cualquier otro acto inmundo, sea alimentado por Tus Divinos Misterios, y deleitándose en Tu Santa y Mística Mesa, los Misterios Inmortales y siendo preservados con nosotros en Tu Santa Iglesia, él (ella) alabará y glorificará Tu Altísimo Nombre todos los días de su vida. Porque Tuyo es el Reino, el poder y la gloria del + Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos.

Amén.

(Cabading, 198-199)

 

Oración por alguien que ha ingerido un objeto maldito

 

I.

Oremos al Señor.

Señor ten piedad. (3 veces)

He aquí la venerable y vivificante + Cruz de nuestro Señor, Yo he puesto Su sello y te señalo con él, N., Oh hijo(a) de Dios, para que, por el poder del Espíritu Santo, te conviertas en un templo puro y santificado de toda maldad, de toda magia y ataque del diablo, de todas las acciones engañosas y ocultas, de todo mal, de toda hechicería, encantamientos, y maquinaciones, que se hicieron encima de ti y alrededor de ti. En el nombre de nuestro + Señor Jesucristo, que fue crucificado bajo Poncio Pilato, fue sepultado y resucitó, dándonos la autoridad para pisotear escorpiones, serpientes

y el poder del enemigo, yo, su siervo inútil y sacerdote pecador, a quien le dio el poder la Esposa de Cristo, la Santa Iglesia, disuelvo y declaro que así sea disuelta toda magia tuya maldito Satanás. Por tanto, te ordeno, junto con todos tus siervos, que no tengas más poder para poseer este cuerpo, de la cabeza a los pies. Vete, pues, de inmediato, con todo el mal y tu maquinación. en el nombre de Aquel que vendrá a juzgar

los vivos y los muertos por un fuego purificador.

Amén.

Nota del redactor: esta oración de exorcismo, junto con la oración contra el "mal de ojo", se puede utilizar para neutralizar "pociones" (gayuma) o un objeto maldito que ha sido ingerido.

 

Oremos al Señor. Señor ten piedad. (3 veces) Te exorcizo en nombre del + Santo Indivisible, Trinidad vivificante y consustancial, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, en nombre de todos los Santos del Cielo, que este hechizo nunca más se haga a este(a) siervo(a) de Dios, N.,

ya sea a través de la comida y la bebida, ya sea para molestar por nefastos demonios, ya sea que haya sido administrado a este organismo

algo maligno, por hechicería, por el resultado de un hechizo, o si la comida o bebida que él (ella) ha ofrecido a otras personas, durante el tiempo que estuvo bajo tu acción, Te exorcizo a ti y a tus legiones que han hecho daño a este(a) siervo(a) de Dios y ejerció dominio sobre él (ella) con sus malas acciones, que lo han lastimado para moverlo o cambiarlo. Te exorcizo para que todo mal sea destruido y aniquilado de cualquier manera, que se le haya hecho al siervo (a la sierva) de Dios N. salga de sus órganos viscerales y expulse al mal, para que sea escupido naturalmente sin dañar su cuerpo o su mente.

Amén.

Mandato alternativo

Te exorcizo para que todo mal sea destruido y aniquilado, de cualquier manera que se le haya hecho al siervo (a la sierva) de Dios N. salga de sus órganos viscerales y empuje al mal al fondo, para que sea excretado naturalmente sin dañar su cuerpo o su mente.

Amén.

(Cabading, págs. 196-198)

Oraciones de liberación

 

(I)

Esta es la oración estándar utilizada por AMOE durante las sesiones de liberación. Es importante, que el ministro sea un sacerdote.

Poner una mano sobre la cabeza de la víctima. La mano utilizada puede sujetar un crucifijo o una reliquia de un santo. Esta oración se dice unas cuantas veces mientras el ministro observa cualquier reacción en la víctima.

Después de que se digan las oraciones, el ministro debe preguntar qué tal se encuentra por si tiene alguna reacción física (dolor de cabeza, dolor de estómago, etc.) y emocional (ira, miedo, etc.) que haya experimentado y en qué momento de la sesión. Esto ayudará en el discernimiento.

En el Nombre de Jesús de Nazaret, por medio de su tremendo poder como Dios y a través de más poderoso y salvífico Nombre, reboco, repudio, ato y expulso a todos los espíritus malignos. Os ordeno a todos vosotros, en el Nombre de Jesús, que se vayan ahora mismo, inmediatamente de N. y directamente al pie de la cruz de Jesús y nunca regresen.

Oh Espíritu Santo, llena todos los espacios vacíos dejados por los malos espíritus con tu presencia y amor. Os consagro a N. por completo a vosotros, oh Santísima Trinidad, mediante la intercesión de la Santísima Virgen María.

AMEN

 

(II)

Esta es una oración alternativa de liberación; se puede utilizar junto con la oración de liberación anterior. Ha sido adaptado desde su formato original.

 

En el Nombre de Jesucristo, os ordeno, espíritu de (nombre) que te vayas sin hacer daño a N. o a nadie más en este lugar, o a su familia, y sin hacer ningún ruido o perturbación; y les ordeno que vayan directamente a Jesucristo para deshacerse de lo que él diga. Además, te ordeno que no vuelvas nunca más.

Oh Espíritu Santo, llena todos los espacios vacíos dejados por los malos espíritus con tu presencia y amor. Os consagro a . por completo a vos, oh santísima Trinidad, mediante la intercesión de la Santísima Virgen María. AMEN

(III)

 

Para ser rezado por la víctima:

 

Padre Celestial, te alabo y te agradezco por todo lo que me has dado. Por favor, cúbreme con la sangre protectora y preciosa de tu Hijo Jesucristo, y aumenta su Espíritu Santo en mí con Sus dones de sabiduría, conocimiento, comprensión, hambre de oración, guía y discernimiento para ayudarme a conocer su voluntad y entregarse a ella más plenamente.

Padre, por favor sana mis emociones negativas y cualquier herida en mi corazón y espíritu. Envía la espada de tu Espíritu Santo para cortar y romper todos los hechizos, maldiciones, vudú y todos los lazos genéticos, intergeneracionales adictivos del pasado, presente o futuro, conocido o desconocido, contra mí, o contra mi familia, contra mis relaciones personales, mis finanzas, posesiones y ministro.

Padre, perdono y pido perdón por mis pecados y defectos y pido que toda mi persona, cuerpo y mente, corazón y voluntad, alma y espíritu, memoria y emociones, actitudes y valores estén limpios, renovados y protegidos por la sangre más preciada de tu Hijo Jesús.

 

Para ser rezado por el ministro:

 

En el Nombre, el poder, la sangre y la autoridad de Jesucristo, desata y rompe el poder y el efecto alrededor de. de todos y cada uno de los espíritus malignos que están tratando de hacerle daño de cualquier manera y mando a estos espíritus y a sus espíritus compañeros en el Nombre del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo para dejarlo (a) pacífica y silenciosamente e ir inmediatamente y directamente a la presencia eucarística de Jesucristo en el tabernáculo más cercano de la Iglesia Católica, para ser eliminado por Jesús y nunca más volver a hacerle daño.

Querido Espíritu Santo, llena cualquier vacío en N. para desbordar tu gran amor. Por todo esto, Padre, rezo en el Nombre de Jesucristo, guiado por el Espíritu Santo. Inmaculado Corazón de María esposa del Espíritu Santo porfavor reza conmigo y por mi.​

 ​

(IV) 

Señor, Dios todopoderoso, misericordioso y omnipotente, Padre, Hijo y Espíritu Santo, expulsa de . toda influencia de los malos espíritus. Padre, en el nombre de Jesucristo, os ruego que rompas cualquier cadena que el Diablo tenga sobre él (ella).

Vierte sobre . la sangre más preciosa de tu Hijo. Que su sangre inmaculada y redentora rompa todos los lazos de su cuerpo o mente. Os lo pido a través de la intercesión de la Santísima Virgen María y el Arcángel San Miguel, que intercedan y vengan en su ayuda. En el Nombre de Jesús, ordeno a todos los demonios que podrían tener alguna influencia sobre. que lo/la dejen para siempre. Por su flagelación, su corona de espinas, su cruz, por su sangre y resurrección, ordeno a todos los espíritus malignos que lo/la dejen.

 

Por el verdadero Dios, por el Santo Dios, por Dios que puede hacer todo, en el Nombre de Jesús mi Salvador y Señor, déjelo/la. amén.

 

(Syquia, pp. 80-86)

Oración de liberación del espíritu de adivinación o del “Tercer Ojo Oculto”    

 

Si es posible, hacer la oración en un lugar sagrado a donde halla un crucifijo, o una imagen de nuestro Señor o la Santísima Virgen María o enfrente del Santísimo.

 

El sacerdote usa una estola violeta (morada). 

P. Nuestra ayuda esta en el nombre de nuestro Señor.

R. Quien creo el cielo y la tierra.

P. El Señor este con ustedes.

R. Y con tu espíritu.

 

Renunciamiento

En el caso de un niño o alguna persona que aun no pueda hablar y por lo tanto no puede hacer su propias renuncias y suplicas, los padres o representante actuarán en su nombre.  

P. Renuncia a Satanás, padre del pecado y príncipe de la oscuridad? (3 veces)

R. Si, yo renuncio. 

P. Y a todos sus trabajos?

R. Si, yo renuncio.

P. Y a todas sus promesas?  

R. Si, yo renuncio. 

P. Renuncia al espíritu de adivinación y a cualquier poder que le halla dado? (3 veces)

R. Si, yo renuncio. 

P. Renuncia a todas las seducciones del maligno y se niega hacer dominado por el pecado?

R. Si, yo renuncio. 

 

Con estas palabras o palabras similares, el sacerdote invita a la persona afectada a que haga un acto de constricción publico. 

P. Ahora, con verdadero arrepentimiento y tristeza, confiese sus pecados ante Dios.  

Esta oración puede utilizarse si la persona afectada esta profundamente envuelta en las practicas ocultas.

La persona afectada con verdadero arrepentimiento y tristeza dice lo siguiente:

 

Padre Celestial, en el nombre de Tu único Hijo, Jesucristo, yo renuncio a Satán y a todos sus trabajos, brujerías, el uso de la adivinación, el uso del tercer ojo oculto y el mal de ojo, la practica de la hechicería, el uso de médiums y espiritualistas, tableros de Ouija, astrología, horóscopos, numerología, todo tipo de adivinación, leer las palmas de las manos, leer las hojas de te, levitación, y todo lo asociado con lo oculto y Satán, con conocimiento de lo que yo hacia o sin tener conciencia de lo que yo estaba haciendo, yo renuncio a todo esto en el nombre de nuestro Señor Jesucristo quien se hizo hombre y con el poder de Su Cruz, Su Sangre y resurrección, yo rompo el poder que tiene Satán y sus demonios sobre mi.    

Yo confieso todos estos pecados delante de Ti y pido que me limpies y perdones. Yo confieso con mis labios y mi Corazón que Jesucristo es el único hijo de Dios, y te pido Señor Jesús que entres en mi Corazón y que hagas de mi la persona que Tu deseabas que yo sea. Te pido que mandes al Espíritu Santo y renueves en mi Sus dones santificadores, al igual que sellaste y empoderaste a los apóstoles con el Espíritu Santo luego de Tu resurrección en el día de Pentecostés.

Te agradezco Padre todopoderoso, acorde a la riqueza de toda Tu Gloria, por fortificar mi espíritu con el poder del Espíritu Santo para que Cristo pueda vivir en mi Corazón. Te pido Padre, que por medio de la fe, afianzada en el amor, yo pueda comprender junto a todos los Santos la profundidad del amor de Cristo la cual supera todo conocimiento. Por Jesucristo nuestro Señor. Amen.

o

 

Yo confieso a Ti, mi Señor, Dios y creador, al único que Glorificamos en la Santísima Trinidad, al Padre, Hijo, y Espíritu Santo, todos los pecados que he cometido todos los días de mi vida, a cada hora, en el presente y en el pasado, de día y de noche, en pensamientos, palabras y obras: por ser glotón/a, por las borracheras, comer a escondidas, hablar sin sentido, desanimo, pereza, contradicción, negligencia, agresividad, amor propio, acumulación de objetos, robar, mentir, por ser deshonesto, curioso, celoso, envidioso, enojado, resentido y no poder perdonar, por sentir odio y/o espíritu de venganza, por jugar con poderes ocultos; y por todos los pecados que he cometido por medio de mis sentidos: la visión, el escuchar, el oler, el gusto, tocar y todos los otros pecados corporales y espirituales por los cuales te ofendí a Ti, mi Dios y Creador y por las injusticias que le cause a mi prójimo.  Con gran tristeza por los pecados que he cometido y determinado a cambiar, soy culpable ante TI mi Dios. Con humildad y lagrimas en los ojos, solo te pido Señor y Dios mío que me ayudes. Por medio de Tu Santísima Misericordia, de Tu Amor y Bondad,  perdona mis pecados y absuelve me de todo los pecados que confesé en Tu Presencia.

R. Amen.

 

O Dios, + absuelve, remite y perdona mis pecados hechos con voluntad o involuntarios, en palabras y obras, pecados conocidos y desconocidos, de día o de noche, en mis pensamientos y en mi mente; perdóname por medio de Tu Amor y Bondad hacia la humanidad.

 

Mientras se golpea el pecho tres veces, la persona afectada dice lo siguiente:

Oh Dios, ten misericordia de este pecador (Repetir 3 veces) 

 

Arrepentimiento:

Ten misericordia de mi, Señor, Ten misericordia de mi. Sin ninguna defensa, yo, un pecador, te ofrezco esta oración a Ti, Maestro: Ten misericordia de mi.

Gloria al + Padre, al Hijo y al Espíritu Santo

 

Señor, ten misericordia de mi, que he puesto mi confianza en Ti. Te pido, no Te enojes y recuerdes mis transgresiones pero desde la profundidad de Tu misericordia mírame y sálvame de mis enemigos visibles e invisibles; Tu eres mi Dios y yo soy tu sierva, yo soy el trabajo de Tus manos y continuamente llamo Tu nombre.

Ahora y siempre por los siglos de los siglos.

Oh Santísima Madre de Dios, abre a mi  tu puerta de misericordia, que he puesto mi confianza en TI, asi no seré llevada/o a la confusión pero por medio de Ti seré liberada/o de la adversidad; por que Tu eres la salvación de los cristianos.

Señor ten misericordia! (Repetir 3 veces)

 

Absolución general

El sacerdote coloca su mano en la cabeza de la persona afectada y dice:

P. Que + Dios todopoderoso se apiade de ti, te perdone tus pecados, y te otorgue vida eterna

R. Amen. 

Oración al Ángel Guardián:

La persona afectada leerá esta oración:

Oh Ángel de Cristo, mi guardián santo y protector de mi alma y cuerpo, hoy perdona todos mis pecados. Libérame de todas las artimañas del enemigo, y ayúdame a no pecar y asi evitar el enojo de Dios. Reza por esta sierva (siervo) pecadora (pecador) e indigna (indigno), para que me presentes digna de la bondad y misericordia de la Santísima Trinidad y la Madre de mi Señor Jesucristo y todos los Santos. Amen.

 

Oración a los Santos Patronos

La persona afectada leerá esta oracion:

Reza por mi, Oh Inmaculada Santísima Virgen María, Madre de Dios, San José, Nicolás, Domingo, Miguel, Gabriel, Rafael, San nombre (nombre de los Santos patronos de la persona afectada), con fervor vengo a ustedes para que me ayuden e intercedan por mi alma. 

Profesión de Fe

Con estas palabras o palabras similares el sacerdote le pide a la persona afectada que diga la profesión de fe.

P. Ahora con una fe firme y confianza en Dios profesa tu fe en El. 

La persona afectada rezara la siguiente profesión de Fe:

Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros los hombres, y por nuestra salvación bajo del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarno de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucito al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y Esta sentado a la derecha del Padre; y de Nuevo vendrá con Gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y Gloria, y que hablo por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, Santa, Católica y Apostólica. Confieso que hay un solo Bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro.

R. Amen.

P. Esta es nuestra fe. Esta es la fe de la Iglesia. La cual profesamos con orgullo en Jesucristo nuestro Señor, esta es la fe que nos salvara y sanara.

R. Amen. (repetir 3 veces) 

 

Exorcismo del espíritu de adivinación y del tercer ojo oculto

La persona afectada con firmeza y fe dirá lo siguiente:  

Yo renuncio a todos los espíritus de adivinación y al poder de todos los demonios que han entrado en mi y me han dado este poder y yo les ordeno que me abandonen ahora en nombre de Jesucristo. (repetir 3 veces)

 

La persona afectada reza en silencio mientras el sacerdote reza por el/ella:

Que todos los espíritus de la oscuridad y adivinación me abandonen ahora en nombre de Jesucristo.  

(Con una fe profunda, la persona afectada repite la oración en silencio)

 

Para el Sacerdote:

El sacerdote procede a romper todas las ataduras que la persona afectada tiene con el espíritu de adivinación y poderes ocultos. Colocando su mano derecha sobre la cabeza de la persona afectada y el borde de la estola sobre el cuello de la persona dice las siguientes palabras:

En el nombre de + Jesús, yo rompo cualquier atadura, conexiones y esclavitud entre N. y el espíritu de adivinación y todas las fuentes de espiritus malignos. (repetir 3 veces) 

 

Mientras tanto el sacerdote le pide a la persona afectada que lo mire a los ojos. No permita que la persona afectada cierre sus ojos. Con autoridad y fe, mientras el sacerdote coloca su mano derecha sobre la cabeza de la persona afectada y el borde de la estola sobre el cuello de la persona, ordena  a los espíritus diciendo lo siguiente:

En el nombre de Jesús, ordeno a todos los espíritus de la oscuridad y adivinación que abandonen a N. y nunca mas regresen. (Repetir 3 veces) 

 

Esa orden se puede repetir todas las veces que sean necesarias hasta que la persona sea liberada. 

 

Luego, tiene que hacer que la persona afectada este de acuerdo en cerrar o sellar la apertura (puerta) del “tercer ojo” al reino spiritual. Para cerrar o sellar el “tercer ojo”, unge generosamente con aceite exorcizado o aceite de los enfermos, o aceite de los catecumenados  la frente de la persona afectada y ordena en el nombre de Jesús que el “tercer ojo” se cierre permanentemente y que nunca sea abierto nuevamente.   

 

Ordeno en el nombre de Jesús (ungir la frente de la persona), que el tercer ojo dado por el espíritu de adivinación se cierre y nunca se vuelva abrir. (repetir 3 veces) 

 

Estas ordenes se pueden repetir todas las veces que sean necesarias hasta que la persona sea liberada. 

Conviene que la persona afectada haga su consagración a Dios o a la Inmaculada Virgen María.

P. Con firme confianza y amor a Dios, haz tu consagración a la Inmaculada Virgen María, nuestra Madre, para que por medio de su intercesión pueda ser liberada (liberado) del poder del maligno.

 

Arrodillada, la persona afectada hace su consagración adelante de una cruz, o de un icono, o imagen de nuestro Señor o nuestra Madre o adelante del Santísimo Sacramento:

Oh, Inmaculada y amada Virgen María, Madre de Dios y Madre mía, que estuviste presente en la crusificación y muerte de tu hijo Jesús en el cerro del Calvario, Ten misericordia de mi, tu hijo (tu hija), Ten misericordia de mi pobre cuerpo que ha sido acosado y oprimido por el demonio. Por los méritos de tus dolores, concédeme alivio y consuelo. Cierra ahora mis habilidades psíquicas, las cuales obtuve por el poder del los demonios. Renuncio a estas habilidades psíquicas y las entrego totalmente a Ti. Me consagro completamente a Ti, me entrego completamente a  Ti, me ofrezco completamente a TI. (Repetir con fervor 3 veces) Escucha mis suplicas queridísima Madre y Reina. Por el amor que tienes por Tu Hijo, Jesús, que me ha confiado a Tus cuidados maternales. Amen.      

O

Oración a María desata nudos

Oh, Virgen María, madre fiel que nunca rechazas tu auxilio a tus hijos, Madre cuyas manos nunca dejan de ayudar, por la bondad amorosa que existe en Tu Inmaculado Corazón, vuelve hacia nosotros esos tu ojos misericordiosos y mira los nudos que entorpecen mi vida. Tu sabes todos los Dolores y las penas que me han causado estas ataduras. Cierra ahora mis habilidades psíquicas, el nudo que he creado con el demonio. Renuncio y te entrego estas habilidades psíquicas. Desata, querida Madre, los nudos hechos por el demonio en mi vida. (repetir con devoción 3 veces) María, Madre a la cual Dios le confió la desataduras de los nudos en las vidas de sus hijos, dejo en Tus manos los nudos de mi vida. Yo me consagro completamente a TI, me dedico completamente a TI, me ofrezco completamente a TI. (Repetir con devoción 3 veces) Nadie, ni el demonio puede quitártelos de tus preciosas manos. En Tus manos no hay nudos que no pueden ser desatados. Poderosa Madre, por tu gracia y tu poder de intercesión ante tu Hijo y mi liberador, Jesús, hoy pon en tus manos estos nudos. Te ruego que los desates para siempre por la gloria de Dios. Tu eres mi esperanza. O mi Señora, tu eres la única consolación que Dios me da, la fortaleza en mi debilidad, el enriquecimiento en mi destitución y con cristo, la liberación de mis cadenas. Escucha mi plegaria, guárdame, guíame, protégeme, Oh refugio seguro!    

María desata nudos, ruega por mi.

 

Unción con el Santo Crisma

El sacerdote usando si es posible el Santo Crisma unge la frente de la persona afectada con estas palabras:

Que la inmaculada Virgen María, reciba tu consagración y que por medio de su intercesión que sea del agrado del Altísimo concederte liberación y sanación.

En el nombre del Padre + y del Hijo y del Espíritu Santo (repetir 3 veces)

 

A continuación se puede seguir con la unción de los sentidos usando el Santo Crisma.

Oración a nuestro Señor Jesús para que la persona afectada sea liberada del demonio:

La persona afectada reza la siguiente oración:

Oh, Señor Jesucristo, Hijo de Dios, por Tu honorable Madre, Tus Santos Ángeles, Tu Profeta y Precursor y Bautizado, y por todos los Apóstoles inspirados por Dios, por los  mártires radiantes y victoriosos, por los profetas y por las oraciones de todos los Santos, libérame de la presencia domínate del demonio. Mi Señor y Creador que no deseas la muerte del pecador sino su arrepentimiento y vida, otórgame la gracia de la conversión  a mi que soy miserable he indigno, arráncame de los dientes de la serpiente, que quiere devorarme y llevarme al infierno en vida. Mi Señor, mi Consuelo, que te hiciste hombre para salvarme de mi miseria, libérame de mi miseria y otorga Consuelo a mi alma. Planta en mi Corazón deseos de cumplir Tus mandamientos, abandonar mis malas acciones y recibir Tus alegrías. Sálvame, Señor, que mi esperanza esta en Ti. Amen.   

 

Oración a la Santísima Cruz

El sacerdote dirá la siguiente oración mostrando un crucifijo y hacienda la señal de la Cruz:

+ Que Dios se levante y se dispersen sus enemigos; y dejen que aquellos que lo odian, huyan de su presencia. Como el humo se desvanece, dejen que ellos se desvanezcan; y como la cera se derrite al lado del fuego, dejen que los demonios mueran en la presencia de todos los que aman a Dios y se persignan con la señal de la Cruz diciendo con felicidad: Dios te salve, Santa Cruz del Señor, preciosa fuente de vida; tu ahuyentas a los demonios por el poder de nuestro Señor Jesucristo que fue crucificado sobre Ti; descendió al infierno y pisoteo el poder del diablo y nos entrego Su venerable Cruz, para ahuyentar a todos los enemigos. Oh, Cruz del Señor, preciosa fuente de vida, ayúdame, junto a nuestra Santa Señora, la Virgen Madre de Dios y todos los Santos a lo largo de los siglos. Amen.      

 

La persona afectada besa la Cruz diciendo lo siguiente:

Defiéndeme, Señor, por el poder de Tu Santa Cruz fuente de vida y protégeme de todo mal.

En Tus manos, Señor Jesucristo, mi Dios, abandono mi espíritu, alma y cuerpo. + bendíceme, + sálvame, y + concédeme vida eterna. Amen. 

Gloria al + Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.

 

Se el defensor de mi alma, oh Dios, porque paso por encima de muchas trampas. Libérame de ellas y sálvame, Oh buen Dios, por Tu amor por los hombres. Ahora y Siempre por los siglos de los siglos. Amen.

 

Oración final a la Santísima Virgen María

La persona afectada rezara esta oración con devoción:

Es realmente correcto bendecirte, oh portadora de Dios, como la siempre bendita he inmaculada Madre de nuestro Dios. Mas honorable que los querubines y mucho mas gloriosa que los serafines, siempre Virgen, de ti nació la palabra de Dios, Oh verdadera Madre de Dios, te magnificamos. Todas mis esperanzas están depositadas en Ti, Oh María Madre de Dios, guárdame bajo las alas de Tu protección.

En el nombre del Padre, + y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amen

 

Formato Corto- Oración de liberación del espíritu de adivinación o del “tercer Ojo Oculto”

Renunciamiento

P. ¿Renuncia a satanás, el padre del pecado y príncipe de la oscuridad? (3x)

R. Yo renuncio a el.

P. ¿Y a todos sus trabajos? 

R. Yo renuncio a todos sus trabajos. 

P. ¿Y a todas sus promesas vacías?  

R. Yo renuncio a todas sus promesas vacías. 

P. ¿Renuncia al espíritu de adivinación y cualquier poder que le halla dado, para poder vivir libre como niños de Dios ? (3x) 

R. Yo renuncio a eso.

P. ¿Renuncia al glamour del mal y niega ser dominado por el pecado?

R. Yo renuncio al glamour del mal y a ser dominado por el pecado. 

Con las siguientes palabras o con palabras similares, el sacerdote invita a la persona afectada a hacer un acto de contrición publico.

P. Ahora, confiesa tus pecados enfrente de Dios con verdadero arrepentimiento y dolor.

La siguiente oración se puede usar si la persona afectada esta profundamente envuelta en la practica de lo oculto. 

La persona afectada dirá la siguiente oración con verdadero dolor y arrepentimiento. 

Padre celestial, en el nombre de Tu único Hijo, Jesucristo, yo renuncio a satanás y a todos sus trabajos, brujerías, el uso de la adivinación, el uso de lo oculto, el Tercer Ojo y el mal de ojo, la hechicería, médiums y espiritualistas, tablero de Ouija, astrología, horóscopos, numerología, toda forma de predecir el futuro, leer las palmas de las manos, leer las hojas de te, levitación, y cualquier practica asociada a lo oculto y satanás, ya sea a con conocimiento o por ignorancia. Yo renuncio a todos ellos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, quien se hizo hombre y por el poder de Su Cruz, Su Sangre y Su resurrección, yo rompo todas las ataduras que tienen sobre mi.     

Yo confieso todos estos pecados enfrente de Ti, y te pido que me limpies y perdones. Yo confieso con mis labios y corazón que Jesucristo es el único hijo de Dios. Te pido, Señor Jesús, que entres en mi corazón y haz de mi la persona que Tu querías que sea. Te pido que envíes a Tu Espíritu Santo dador de vida y me renueves con sus Santos dones, como Tu, luego de la resurrección, soplaste en los apóstoles el Espíritu Santo sellándolos y apoderándolos en el día de Pentecostés.

Te agradezco Padre todo poderoso, acorde a las riquezas de Tu gloria por otorgarme fortaleza interior por medio del poder del Espíritu Santo, y dejar que Cristo habite en mi corazón. Por medio de una fe afianzada y cimentada en el amor, espero comprender junto a todos los santos, la amplitud, la altura y la profundidad del amor de Cristo, el cual sobrepasa todo conocimiento humano. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amen

Otra Opción

Yo confieso a Ti, mi Señor, Dios y Creador, al único glorificado y alabado en la Santísima Trinidad, al Padre, Hijo y espíritu Santo, todos mis pecados que he cometido cada hora y día de mi vida, en el presente y en el pasado, en el día y la noche, en pensamientos, palabras y obras: por la gula, la borrachera, comer a escondidas, hablar de otras personas con maldad ya se a apropósito o no, por la desesperación y la falta de esperanza, indolencia y apatía, contradicción, abandono, agresión, por amarme a mi mismo,  por acumular cosas materiales, robar, mentir, por ser deshonesto, curioso, celoso, envidioso, enojado, por tener resentimiento y recordar las cosas malas que me han hecho, odio, por ser vengativo, jugar con poderes ocultos; y por todos los pecados de mis sentidos: vista, oído, olfato, y tacto; y todos los otros pecados, espirituales y corporales por los cuales yo te he ofendido a Ti, mi Dios y Creador, y por todas las injusticias que le he causado a mi prójimo. Dolorido por esto, pero determinado arrepentirme, soy culpable ante Ti, mi Dios. Con humildad y lagrimas, solo te pido, mi señor y Dios, que me ayudes. Por medio de Tu Misericordia, perdona mis pecados del pasado y absuélveme de todo lo que he confesado en Tu Presencia, porque Tu eres bueno y el Amante de la humanidad. 

R. Amen. 

Oh, Dios, absuelve, remite y perdona mis pecados cometidos voluntariamente o involuntariamente, en palabras y obras, conocidas y desconocidas, de día y de noche, en mente y pensamiento; perdóname por Tu bondad y amor por la humanidad.

Mientras se golpea el pecho tres veces, la persona afectada dice lo siguiente:

Oh, Dios, ten misericordia de mi, que soy un pecador (3 veces)

 

Arrepentimiento

Ten misericordia de mi, Señor, ten misericordia de mi. Sin tener ninguna defensa, yo, un pecador, te ofrezco esta oración a Ti, el Maestro: ten misericordia de mi.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Señor, ten misericordia de mi, yo he puesto mi confianza en Ti. No te enojes contra mi, y no recuerdes mis transgresiones pero desde la profundidad de tu Misericordia mírame y sálvame de mis enemigos visibles e invisibles; porque Tu eres mi Dios y yo soy tu siervo/a, yo soy el trabajo de Tus manos y constantemente llamo a Tu nombre.

Ahora y siempre y por los siglos de los siglos. 

Oh Santa Madre de Dios, abre en mi el profundo portal de Tu misericordia, yo he puesto mi confianza en ti, para no ser confundido, sino que por medio de Ti pueda ser liberado de toda adversidad; porque Tu eres la salvación del redil Cristiano. 

¡El Señor tenga misericordia! (3 veces)

Absolución

El sacerdote coloca sus manos en la cabeza de la persona afectada y dice lo siguiente:

P. Que Dios todo poderoso tenga misericordia de ti, perdone tus pecados, y te otorgue vida eterna.

R. Amen

 

Exorcismo de los espíritus de adivinación y del tercer ojo oculto.

La persona afectada con fe firme dirá lo siguiente: 

Yo renuncio a todos los espíritus de adivinación y al poder de los demonios que me poseen y me dan estos poderes. Yo les ordeno que me abandonen ahora en el nombre de Jesucristo. (3 veces) 

La persona afectada con todo su corazón reza en silencio mientras el sacerdote reza por el/ella:

Que todos los espíritus de la oscuridad y adivinanza me abandonen ahora en nombre de Jesús.

(La persona afectada con todo su corazón repetirá en silencio)

 

Para el Sacerdote

El sacerdote rompe todas las ataduras que la persona tiene con el espíritu de adivinación y de poderes ocultos. Con su mano derecha sobre la cabeza de la persona afectada y la punta o dobladillo de su estola alrededor del cuello de la persona dice lo siguiente:

En el nombre de Jesús, yo rompo todos los lazos, vínculos y ataduras impías (que no sean santas) entre N. y el espíritu de adivinanza y todos los espíritus y fuentes malignas. (3 veces) 

El sacerdote le dice a la persona afectada que lo mire directamente a el. No permita que la persona afectada cierre sus ojos. El sacerdote con autoridad y fe colocando su mano derecha sobre la persona y la punta o dobladillo de su estola sobre el cuello de la persona, da la siguiente orden a los espíritus:

Espíritus de la oscuridad y adivinación, yo les ordeno, en el nombre de Jesús, que salgan de N., vallasen y nunca regresen. (3 veces)   

Si la persona reacciona, Esa oración se puede repetir todas las veces que sea necesario hasta que la persona sea liberada.

Luego, la persona afectada tiene que estar de acuerdo con el sacerdote para sellar/cerrar “el tercer ojo” abierto al reino espiritual. Para sellar o cerrar el tercer ojo, ungir a la persona afectada con bastante aceite exorcizado o aceite de los enfermos o aceite de los catecumenados, en la frente y ordenar en el nombre de Jesús que “el tercer ojo” se cierre en forma permanente, y que nunca se abra nuevamente:

Tercer ojo oculto, dado por el espíritu de adivinación, yo te ordeno, en el nombre de Jesús (ungir la frente) que te cierres y nunca mas te abras. (3x)  

Si la persona reacciona, Esa oración se puede repetir todas las veces que sea necesario hasta que la persona sea liberada.

Oraciones para Romper Maldiciones Masónicas

 

Si usted o alguno de sus antepasados ha sido miembro de una organización masónica, le recomendamos que haga estas oraciones. Es aconsejable que primero lea todas las oraciones detenidamente para que conozca lo que conllevan. Es mejor hacer estas oraciones en voz alta, teniendo a un Católico practicante presente como testigo. Existen diferencias entre la masonería “Brititish Commonwealth” y la masonería “American & Prince Hall” dentro de los grados más altos. Los grados que están relacionados únicamente con la masonería americana están marcados con tres estrellas al principio de cada párrafo.

Dios Padre, Creador del cielo y la tierra, vengo a Ti en el nombre de Tu hijo Jesucristo. Vengo como pecador buscando el perdón y la limpieza de todos los pecados cometidos contra Ti y a los otros hechos en Tu imagen. Yo honro a mi padre y madre terrenal, a todos mis antepasados de carne y sangre, a los de espíritu por adopción, y padrinos; pero yo absolutamente rechazo y renuncio todos los pecados de mis antepasados. Yo perdono a todos mis antepasados por los efectos que sus pecados han tenido en mí y en mis hijos. Yo confieso y renuncio todos mis propios pecados. Yo renuncio y reprendo a Satanás y todo poder espiritual proveniente de el que me está afectando a mi o a mi familia. Yo renuncio y abandono absolutamente todo involucramiento que yo, o cualquiera de mis antepasados, ha tenido en la masonería, en cualquier otra logia, y arte. En el nombre de Jesucristo y por la intercesión de la Santísima Virgen María, yo renuncio y corto absolutamente la hechicería/brujería, el espíritu principal detrás de la masonería, y renuncio y corto absolutamente a Baphomet, a el espíritu del anticristo, y a los espíritus de muerte y de engaño. Yo renuncio la inseguridad, el amor a las posiciones de poder, el amor al dinero, la avaricia, la codicia, y el orgullo que llevó a mis antepasados a practicar la masonería. En el nombre de Jesucristo y por la intercesión de la Santísima Virgen María, yo renuncio todos los miedos que los mantuvieron dentro de la masonería, especialmente el miedo a la muerte, el miedo a los hombres, y el miedo a confiar en otros.

Yo renuncio toda posición que yo o cualquiera de mis antepasados ha ocupado en una logia, incluyendo la posición de “Maestro”, “Maestro de Adoración” y cualquier otra posición. Yo renuncio el llamar a cualquier hombre “Maestro”, porque Jesucristo es mi único Maestro y Señor, y Él prohíbe que se le dė ese título a otros. Yo renuncio al atrapamiento de otros dentro de la masonería, y el observar la desvalidez de otros durante los rituales. Yo renuncio el efecto de la masonería transferido a mi por cualquier antepasado femenino que puede o no haberse sentido desconfiado o rechazado por su esposo cuando el entró y asistió a una logia, y rehusó informarle de sus actividades secretas. Yo también renuncio toda obligación, juramento, y maldiciones emitidas por los miembros de mi familia femeninos que han sido miembros de alguna de las Órdenes Masónicas de Mujeres, la Orden de la Estrella Oriental, o cualquier otra organización masónica y oculta.

 

Grado 33 y Supremo

En el nombre de Jesucristo, y por la intercesión de la Santísima Virgen María, yo renuncio todo juramento hecho y las maldiciones involucradas en el Trigésimo Tercero Grado Supremo de la Masonería, el Soberano Gran Inspector General. Yo renuncio la contraseña secreta, DEMOLAY HIRUM, ABIFF, FREDERICK OF PRUSSIA, MICHA, MACHA, BEALIM, y ADONAI, y todos sus significados. Yo renuncio todas las obligaciones de todo grado masónico, y todos los castigos invocados. Yo renuncio y absolutamente abandono al Gran Arquitecto del Universo, que se ha revelado en este grado que es Lucifer, y su falso reclamo de ser la paternidad universal de Dios.

Yo renuncio el lazo alrededor del cuello. Yo renuncio al deseo de muerte que el vino bebido de una calavera humana se convierta en veneno, y los brazos fríos del esqueleto que fue invitado como castigo si el juramento de este grado fuese violado. Yo renuncio los tres asesinos infames del Gran Maestro, la ley, propiedad y religión, y la codicia y la brujería envuelta en el intento de manipular y controlar al resto de la humanidad. En el nombre de Dios Padre, Jesucristo el Hijo, y el Espíritu Santo, yo renuncio y rompo las maldiciones involucradas en la idolatría, blasfemia, secreto y engaño de la masonería en todos sus niveles, y yo me apropio de la Sangre de Jesucristo para que me lave de todas las consecuencias de estas maldiciones en mi vida. Yo ahora revoco todo consentimiento a ser engañado que fue dado previamente por mi o por cualquiera de mis antepasados.

 

Logia Azul

En el nombre de Jesucristo y por la intercesión de la Santísima Virgen María, yo renuncio el juramento hecho y las maldiciones involucradas en el Primer Grado, o “Aprendiz Ingresado”, especialmente sus efectos en la garganta y la lengua. Yo renuncio los Ojos Vendados y sus efectos en el espíritu, las emociones y los ojos, incluyendo toda confusión, miedo a la oscuridad, miedo a la luz, y miedo a ruidos repentinos. Yo renuncio a la ceguera de la verdad espiritual, la oscuridad del alma, la imaginación falsa, la condescendencia, y al espíritu de la pobreza causado por el ritual de este grado. Yo también renuncio la usurpación del pacto matrimonial al quitarse el anillo matrimonial. Yo renuncio la palabra secreta, BOAZ, y todo lo que significa. Yo renuncio el cierre de serpiente en el delantal, y el espíritu de Pitón que fue invitado para exprimir la vida de mi espíritu. Yo renuncio las enseñanzas antiguas paganas de Babilonia y Egipto, y el simbolismo del “Primer Tablero de Rastreo”. Yo renuncio el mezclar y entrelazar de la verdad con el error, la mitología, las fabricaciones y mentiras enseñadas como verdad, y la deshonestidad por parte de los líderes en cuanto al verdadero conocimiento del ritual y la blasfemia de este grado de masonería. Yo renuncio la presentación de toda dirección del compás, ya que la Tierra y todo lo que habita en ella le pertenece al Señor. Yo renuncio el lazo alrededor del cuello, el miedo a ahogarse, y todo espíritu de asma, fiebre de heno, enfisema, o cualquier otra dificultad respiratoria. Yo renuncio el ritual con una daga, la punta del compás, una espada o lanza contra del pecho; el miedo a la muerte por dolor a causa de apuñalamiento; y el miedo a un ataque al corazón de este grado. Yo renuncio el secreto absoluto exigido bajo el juramento de brujería y sellado al besar el Volumen de La Ley Sagrada. Yo también renunció al arrodillarse frente a la divinidad falsa conocida como el Gran Arquitecto del Universo, y humildemente le imploro al único y verdadero Dios que me perdone por esta idolatría, en el nombre de Jesucristo y por la intercesión de la Santísima Virgen María.

Yo renuncio al orgullo de tener buen carácter y estar en buen estado requerido antes de entrar a la masonería, y como resultado la autojustificación de sentir que soy suficientemente bueno para estar en la presencia de Dios sin la necesidad de un Salvador. Ahora, yo rezo por sanación de la ... (garganta, cuerdas vocales, pasajes nasales, senos nasales y los tubos bronquiales etc.) para la sanación del hablar, y la liberación y el derramamiento de la Palabra de Dios a mi y desde a mi a mi familia.

En nombre de Jesucristo y bajo la intercesión de la Virgen María, Yo renuncio a las promesas hechas y maldiciones involucradas en el Segundo Grado o Compañero de la Masonería, especialmente las maldiciones en el corazón y el pecho. Yo renuncio a las palabras secretas de SHIBBOLETH y JACHIN, y a todo su significado. Yo renuncio a las enseñanzas y símbolos antiguos y paganos de los Tableros de la Logia de Segundo Grado. Yo renuncio a las señales de reverencia al “Principio Generativo”. Corto toda adición emocional, apatía, indiferencia, incredulidad e ira profunda de mi parte y mi familia. En el nombre de Jesucristo, yo rezo por la sanación de ...(el pecho, pulmón, zona del corazón) y por la sanación de mis emociones, y pido ser sensible al Espíritu Santo de Dios. En el nombre de Jesucristo y por intercesión de la Santa Virgen María, yo renuncio a las promesas hechas y las maldiciones involucradas en la Tercera Orden o Maestro Masónico, especialmente en las maldiciones en el estomago y zonas de la matriz. Yo renuncio a las palabras secretas TUBAL CAIN y MAHA BONE, y todo lo que esas palabras significan. Yo renuncio a las enseñanzas paganas y a los símbolos del Tablero de la Tercer Orden usados en los rituales. Yo renuncio al espíritu de la muerte, los golpes a la cabeza hecho como un ritual de muerte, y temor a la muerte, martirio falso, temor a los ataques de pandillas, asalto o violaciones e impotencia de este Grado. Yo renuncio a caer en el ataúd o camilla involucrada en el ritual de asesinato. En el nombre de Jesucristo y por la intercesión de la Santa Virgen María, yo renuncio a Hiram Abiff, el falso Salvador de los Masones revelado en este Grado. Yo renuncio la falsa resurrección de este Grado, porque solo Jesucristo es la resurrección y la vida! En el nombre de Jesucristo y por la intercesión de la Santa Virgen María, yo rezo por la sanación de ... (el estomago, la vesícula, la matriz, el hígado y cualquier otro órgano en mi cuerpo afectado por la Masonería), y yo pido por una lluvia de compasión, y entendimiento para mi y mi familia. Yo renuncio al ritual pagano de “el Punto dentro del Circulo” con todas sus ataduras y culto al falo. Yo renuncio al símbolo “G” y su oculto simbolismo y esclavitud pagana. Yo renuncio al misticismo ocultista del piso de mosaico cuadrado negro y blanco con teselado y a la estrella ardiente de cinco puntas. Yo renuncio al Tercer Ojo que todo lo ve de la masonería o al Horus en la frente y su pagano y oculto simbolismo. Yo ahora cierro ese tercer ojo y toda habilidad oculta de ver dentro del reino espiritual, en el nombre del Señor Jesucristo, y coloco mi confianza en el Espíritu Santo enviado por Jesucristo y en la Santa Iglesia Católica Romana por todo lo que necesito saber sobre asuntos espirituales. Yo renuncio a todas las falsas comuniones tomadas, a todas las burlas del trabajo redentor de Jesucristo en la cruz del Calvario, toda incredulidad, confusión y depresión. Yo renuncio y abandono la mentira de la Masonería de que el hombre no es pecador, pero simplemente imperfecto, y puede redimirse a el mismo a través de buenas obras. Yo me alegro de que la Iglesia Católica enseña que yo no puedo hacer nada para merecerme mi salvación sin la Gracia de Dios la cual viene a través de la Cruz del Calvario. Yo renuncio a todo miedo a la locura, angustia, deseos de muerte, suicidio y muerte en el nombre de Jesucristo. La muerte fue conquistada por Jesucristo, y solo El tiene las llaves de la muerte y el infierno, y yo me allegro que ahora El tiene mi vida en sus manos. El vino a darme vida en forma abundante y eterna, y yo creo en Sus promesas. Yo renuncio a toda la ira, odios, pensamientos asesinos, venganza, represalias, apatía espiritual, religión falsa, toda incredulidad, especialmente incredulidad en la Iglesia Católica Romana, la cual es el único medio divinamente establecido de salvación. Yo renuncio a toda búsqueda espiritual dentro de las religiones falsas.

 

El rito de York

Yo renuncio y abandono a los juramentos tomados y a las maldiciones del grado del rito York de la Masonería. Yo renuncio a Mark Lodge, y la marca en forma de cuadrados y ángulos que marcan a la persona de por vida. Yo también renuncio a la joya o talismán oculto que pudo haberse hecho de la firma de esta marca y usado en las reuniones de lodge; el Grado de Maestro de Marca con su palabra secreta JOPPA, y sus penalidades de tener la oreja derecha golpeada y la maldición de sordera permanente, y la mano derecha cortado por ser un impostor. Yo también renuncio y abandono los juramentos hechos y las maldiciones involucradas en los otros grados del rito York, incluyendo Maestro del Pasado, con la penalidad de tener mi lengua partida desde la punta hasta la raíz; y del Grado Muy Excelente Maestro, con la penalidad de que abran mi pecho y remuevan mi corazón y órganos vitales para que se pudran en la colina de estiércol.

 

Grado Santo Arco Real

En el nombre de Jesucristo y por la intercesión de la Santa Virgen María, yo renuncio y abandono las promesas hechas y las maldiciones que envuelven al grado santo Real Arco especialmente la promesa de extraer la cabeza del cuerpo y exponer los cerebros bajo el sol ardiente. Yo renuncio al falso nombre secreto de Dios, JAHBULON, y declare rechazo total a toda adoración a los falsos dioses paganos, Bul o Baal, y On or Osiris. Yo también renuncio a la contraseña, AMMI RUHAMAH y todo lo que significa. Yo también renuncio a la comunión falsa o Eucaristía tomada en este grado, y todas las burlas, escepticismo y incredulidad sobre el trabajo redentor de Jesucristo en la Cruz del Calvario y el escepticismo y la burla del Santo Sacrificio de la Misa como participación en el Sacrificio del Calvario. Yo corto todas estas maldiciones y sus efectos en mi y mi familia en el nombre de Jesucristo y por la intercesión de la Santa Virgen María, y yo rezo por ... (la sanación del cerebro, la mente etc.) Yo renuncio y abandono las promesas hechas y las maldiciones involucradas en el Grado de Maestro Real del Rito de York; el Grado Maestro Elegido con sus penalidades de tener mis manos amputadas, y que mis ojos sean removidos de sus cuencas, y tener mi cuerpo descuartizado y arrojado entre la basura del Templo. Yo renuncio y abandono las promesas hechas y las maldiciones que involucran al Grado Súper Excelente Maestro junto con las penalidades de que corten mis pulgares, que mis ojos pierdan la Mirada, y mi cuerpo atado con grillos y latón sea transportado captivo a una tierra extraña; y también de la Orden de los Caballeros de la Cruz Roja, junto con la pena de que derriben mi casa y que me cuelguen de las maderas expuestas. Yo Renuncio al Grado de Caballeros Templarios y las palabras secretas de KEB RAIOTH, y también al Grado de Caballeros de Malta y las palabras secretas MAHER-SHALAL-HASH-BAZ. Yo renuncio a los votos tomados en un cráneo humano, las espadas cruzadas y la maldición y deseo de muerte de Judas de que le cortaran la cabeza y la colocaran sobre la torre de una iglesia. Yo Renuncio a la comunión impía y especialmente a beber de un cráneo humano en muchos Ritos, especialmente como una burla de la Sagrada Eucaristía y la Sagrada Comunión.

Rito antiguo y aceptado o escocés (solo los grados 18, 30, 31, 32 y 33 se operan en los países de la Riqueza Commun británica).

*** Yo Renuncio a los juramentos tomados y las maldiciones y penalizaciones involucradas en las Logias de Estados Unidos y Gran Oriente, incluyendo el Maestría Secreta, su contraseña secreta de ADONAI y sus penalizaciones;

*** de la Maestría Perfecta, su contraseña secreta de MAH-HAH-BONE, y su pena de ser golpeado a la Tierra con un mazo;

*** del Grado del Secretario Íntimo, su contraseña secreta de JEHOVÁ utilizada blasfemamente, y sus penas por tener mi cuerpo disecado y por tener mis órganos vitales cortados en pedazos y arrojados a las bestias del campo; Tierra;

*** del Preboste y Grado de Juez, su contraseña secreta de HIRUM-TITO-CIVI-KÝ, y la pena de que me corten la nariz;

. *** del Grado Intendente del Edificios, de su contraseña secreta AKAR-JAI-JAH, y la pena de que me saquen los ojos, me corten el cuerpo en dos y expongan mis intestinos;

*** del Grado de los Caballeros Elegidos de los Nueve, su contraseña secreta NEKAM NAKAH, y su pena de que me corten la cabeza y me peguen en el poste más alto del Este;

*** del Grado Ilustre Electo de los Quince, con su contraseña secreta ELIGNAM, y sus penas por tener mi cuerpo abierto perpendicularmente y horizontalmente, las entrañas expuestas al aire durante ocho horas para que las moscas puedan atacarlas y para que me corten la cabeza y la coloquen en un pináculo alto;

*** del Grado Sublime Caballeros Electos de los Doce, su contraseña secreta STOLKIN-ADONAI, y su pena de que me corten la mano en dos;

*** del Grado del Gran Maestro Arquitecto, su contraseña secreta RAB-BANAIM y sus penalidades

*** del Grado del Caballero del Noveno Arco de Salomón, su contraseña secreta JEHOVÁ, y su pena de que mi cuerpo sea entregado a las bestias del bosque como presa;

*** del Grado Grande Elegido, Perfecto y Sublime Mason, su contraseña secreta y su pena de tener mi cuerpo abierto y mis intestinos dados a los buitres para comer;

 

Concilio de la princesa de Jerusalén

*** de los Caballeros del Oriente, su contraseña secreta RAPH-O-DOM, y sus penalizaciones;

*** del Grado de Príncipe de Jerusalém contraseña secreta TEBET-ADAR, y su pena de ser desnudado y que me perforen el corazón con una daga ritual, Capítulo de la Rosa Croix

*** del Grado Caballero del Oriente y Ocidente, su contraseña secreta ABADDON, y sus penalizaciones; pena de incurrir en la ira severa del Creador Todopoderoso del Cielo y la tierra;

 

18 grado

Yo Renuncio a los juramentos y las maldiciones y penas involucradas en el Decimoctavo Grado de la Masonería, el Más Sabio Soberano Caballero del Águila y el Pelicano y el Soberano Príncipe Rosacruz de Heredom. Renuncio y rechazo el espíritu de brujería de Pelicano, así como la influencia oculta de los Rosacruces y la Kabbala en este grado. Yo Renuncio a la afirmación de que la muerte de Jesucristo fue una “terrible calamidad,” y también la burla deliberada y la torsión de la doctrina Cristiana de la Expiación. Yo Renuncio a la blasfemia y al rechazo de la deidad de Jesucristo, y las palabras secretas IGNE NATURA RENOVATUR INTEGRA y su ardor. Yo Renuncio a la burla de la comunión tomada en este grado, incluyendo una galleta, sal y vino blanco, especialmente como una burla de la Sagrada Eucaristía y la Sagrada Comunión.

 

Consilio de Kadosh

*** Yo Renuncio a los juramentos tomados y las maldiciones y penalidades involucradas en el Gran Pontífice, su contraseña secreta EMMANUEL y sus sanciones;

*** del Grado Gran Maestro de Logias Simbólicas, sus contraseñas secretas JEKSON y STOLKIN, y las sanciones;

*** del Grado Noaquita o Caballero Prusiano, su contraseña secreta PELEG y sus sanciones;

***del Grado Caballero Real Acha (Principe del Libano), su contraseña secreta NOAH- BEZALEEL- SODONIAS, y sus sanciones;

*** del Grado Jefe del Tabernáculo, su contraseña secreta URIEL-JEHOVAH, y su penalidad de que estoy de acuerdo en que la Tierra se abra y me engulle hasta el cuello para que perezca;

*** del Príncipe del Tabernáculo, y su castigo es que me lapidaran y dejara que mi cuerpo se pudriera por encima del suelo;

*** del Grado Caballero de la Serpiente de Bronce, su contraseña sec